Granada, eterna en los trazos de José Manuel Albarrán

  • El artista bollullero expone 'Cartografía del Paisaje' en el edificio Almenta en la localidad del Condado onubense

José Manuel Albarrán es uno de los pintores más talentosos de Bollullos, una afirmación nada gratuita ni subjetiva que certifican unos trabajos cargados de personalidad que le valieron el honor de disfrutar de la cotizada beca de la Fundación Rodríguez Acosta. Es precisamente desde el señorial edificio de la entidad granadina desde donde dio vida a la veintena de piezas que integran Cartografía del Paisaje, cuya colección acoge ahora el edificio Almenta en la ciudad condal, en la calle Santa Bárbara.

Junto a las Torres Bermejas, próxima al conjunto monumental de la Alambra, el artista tuvo a su servicio uno de los lugares más privilegiados que ofrecen la mítica ciudad por la que derramó sus lágrimas el rey Boabdil el Chico al perder tan preciado tesoro. Desde sus vistas y con el tiempo como aliado, Albarrán da vida a piezas llenas de personalidad donde el instintivo dominio del color se pone al servicio de la estética y la belleza, conjugados en una sutil representación del paisaje donde los edificios convergen con el horizonte y su infinita paleta de colores que nos brinda.

El pintor onubense domina con enorme destreza el action-painting que popularizó el estadounidense Jackson Pollóck; y, aunque en este caso cambie la técnica y las herramientas pictóricas, esas reminiscencias están ahí para la mirada diestra que sepa ahondar en su currículo y escudriñar las pinacotecas que cuelgan sus obras.

Pero para la ocasión, cada pieza y escena de Cartografía del Paisaje se viste con técnicas mixtas, en las que su autor resuelve con indistinto acierto el uso del collage, acetato, acuarelas, pastel, grafito, óleo, o acrílico. Herramientas sabiamente combinadas para vestir de originalidad cada creación y satisfacer las necesidades de cada pieza, a la par que retratando la milenaria belleza de la ciudad de Granada.

Aunque la formación académica de Albarrán comenzó tarde (solo hace un par de años que cursa Estudios de Bellas Artes), ha tenido una evolución constante que, tal como reconoce, "me ha permitido adquirir los conocimientos para poder interpretar mi propia concepción artística". Una muy personal cuyo sello comienza a ser inconfundible para quienes aman la pintura como algo más que un objeto decorativo y una constelación de formas y colores.

En sintonía con esta filosofía, el autor sostiene que "estamos acostumbrados a que la imagen lo signifique todo, que no deje lugar a la imaginación, por lo que en este trabajo he buscado que se busque ese trasfondo" que requiere no sólo una mirada abierta para entender el concepto, si no un artista que sepa trasladarlo al lienzo, el papel o la madera. Un reto que una vez más logra el pintor bollullero de forma sobresaliente.

La exposición se puede ver durante los fines de semana hasta el 30 de marzo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios