Futuro amenazador

CineBox Aqualon Puerto Huelva.- T.O.: 'The road'.- Producción: Estados Unidos, 2009.- Duración: 108 minutos.- Dirección: John Hillcoat.- Guión: Joe Penhall basado en la novela 'La carretera' de Cormac MacCarthy.- Fotografía: Javier Aguirresarrobe.- Música: Nick Cave y Warren Ellis.- Montaje: Jon Gregory.- Intérpretes: Viggo Mortensen, Kodi Smit-McPhee, Robert Duvall, Guy Pearce, Charlize Theron, Garret Dillahunt, Molly Parker, Michael Kennneth Williams.

Quizás al buen cinéfilo le llame la atención que la novela origen de esta película sea del escritor Cormac McCarthy, ganador del prestigioso galardón estadounidense Premio Pulitzer, autor de "No es país para viejos", que en ese mismo año 2007, en que le fue otorgado, llevaran al cine, con muy buenos resultados los hermanos Ethan y Joel Coen. Tradicionalmente el Pulitzer ha tenido una pródiga consecuencia en el cine de Hollyood y son numerosas las películas basadas en autores beneficiados por esta apetecida concesión en el ámbito de la literatura y el periodismo norteamericanos. Ello establece una vez más la conocida dicotomía entre el cine y la literatura.

Es ahora John Hillcoat, el director australiano de quien recordamos de inmediato su primera película, de la que también era guionista, "Ghosts… of the Civil Dead" (1988) y la tercera, tal vez la más famosa, "The proposition" (2005). Quizás "La carretera" suponga un giro imprevisible al plantear una historia de anticipación tan fatalista y amenazadora como cualquier otro relato de este género. Vemos así como un padre y su hijo pequeño, víctimas como la humanidad toda de una supuesta catástrofe ambiental, se enfrentan a un mundo adverso y espeluznante en la búsqueda a través de la ruta costera por la que viajan, de un lugar seguro donde vivir. En ese itinerario trágico se encontrarán con los pocos seres humanos que sobreviven, la mayoría de ellos completamente desesperados, enloquecidos y dispuestos algunos al canibalismo.

Es fácil reconocer que John Hillcoat por encima de cualquier otra pretensión ha tratado de ser fiel a ese escenario que describe la novela original al que da una dimensión en lo cromático y lo ambiental la extraordinaria fotografía de Javier Aguirresarrobe, que acentúa su grado de desolación, acrecentada estéticamente por un acertado diseño de producción. Hay, como en tantas películas de origen estadounidense una especie de rememoración física y trágica del "western", de este padre que se esfuerza para ennoblecer moralmente su paternidad frente a su hijo y contra toda adversidad. Fiel a su literalidad el realizador mantiene rígida su firmeza narrativa. Pero hay en este retrato de una realidad caótica y apocalíptica una visión de paranoias, temores, dudas, desconfianzas, angustias y aflicciones que aquejan a la sociedad actual. En esta atribulada reflexión a la que invita la visión de "The road", hay una invocación explícita a la conservación de los valores morales, el mantenimiento del espíritu familiar como esencia fundamental contra el desaliento, que se consuma al final, y los principios de supervivencia en contingencias tan terribles como las que viven los protagonistas.

Esta nueva visión de un futuro amenazador en esta pintura aterradora de una realidad espeluznante, hay una siniestra perspectiva de supervivencia en la que "homo hominis lupus", la frase que Thomas Hobbes usaba en su "Leviatán", se hace cruel evidencia en la que la adversidad convierte a los hombres en depredadores de sus semejantes. Quizás John Hillcoat, tan fiel a la literalidad de la novela, parece diluir un tanto el intenso pesimismo y su escepticismo sobre ciertos comportamientos humanos. A los valores esenciales de la fotografía de Javier Aguirresarrobe, que es un dechado de maestría en la planificación y el encuadre, hay que añadir la puesta en escena a nivel de diseño de producción y efectos especiales bien utilizados, en lo que no me importa insistir, la magnífica actuación de ese gran actor que es Vigo Mortensen, perfectamente secundado por el pequeño actor Kodi Smit McPhee, Charlize Theron y Robert Duvall, estos dos en más breves actuaciones.

Que esté en los "Oscar" una película como "Avatar" (2009), con toda su parafernalia tridimensional, y que no esté "La carretera", es la muestra contundente de la mediocridad intelectual de ciertas gentes de Hollywood.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios