Fútbol y fama, un matrimonio bien avenido

Había más de un guiño cuando Lola Flores se enfudó la elástica de Las Folclóricas Fútbol Club. Y es que La Faraona ya había estado practicando en alguna que otra división. Era una mujer apasionada, en todo lo que hacía, y su forma de disfrutar la vida dio lugar a numerosos romances, antes de contrajera matrimonio con Antonio González El Pescaílla.

Pero los futbolistas que marcaron su vida fueron dos: Gustavo Biosca y Gerardo Coque. Este último fue el idilio más sonado, pues la artista lo eligió para que actuase en su compañía, al margen de los partidos de cada domingo, y fuera su compañero de cama.

La capital madrileña se convertía en punto de encuentro de famosos de medio mundo. Allí, en el conocido bar Chicote, la sensual Rita Hayworth se quedó prendada de Paco Gento, mítico extremo izquierdo del Real Madrid.

De ese flechazo hace ya medio siglo, sin embargo, fútbol y fama han sido dos polos -no muy opuestos- que irremediablemente se atraen. "Se debe a que nos movemos en los mismos círculos, por lo que es sencillo que surjan noviazgos". Así de lógica fue la modelo Laura Sánchez al preguntarle cómo conoció a su pareja Aitor Ocio, que milita en las filas del Athletic de Bilbao. La actriz Sonia Bruno se casó con Pirri, centrocampista del Real Madrid en los sesenta. Antes de todo, ella fue Lady España 1968, es decir, que antecede a otras modelos futboleras como Eva González, novia de Íker Casillas); Mamen Sanz, mujer de Raúl, y Lorena Bernal, comprometida con el jugador Mikel Arteta.

El último romance confirmado en la Liga española ha sido el del joven Agüero con una hija de Maradona.

Muy a pesar de la vida sana que se les presupone, el desfase se apodera de algunas plantillas. Sobre todo, a la hora de celebrar cumpleaños en el Madrid o las fiestas de Halloween en el Betis.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios