La Fundición estrenará en Niebla su último montaje, 'María Estuardo'

  • La compañía sevillana coproduce junto a los zaragozanos Tranvía Teatro esta relectura del clásico de Schiller, que se presenta el día 15 en Huelva · La obra reflexiona sobre los intereses del poder

La compañía sevillana La Fundición y la zaragozana Tranvía Teatro reflexionan sobre los intereses del poder en María Estuardo, un montaje basado en la obra de Friedrich Schiller que pone de manifiesto la "absoluta vigencia" del texto del dramaturgo alemán. El espectáculo, que inauguró ayer en la localidad turolense de Rubielos de Mora el Festival Puerta al Mediterráneo, tendrá su estreno andaluz el próximo día 15 en el Festival de Teatro y Danza Castillo de Niebla y se representará, también, en el Lope de Vega de Sevilla del 19 al 21 de noviembre.

Aunque el director Pedro Álvarez-Ossorio ha realizado "una revisión en profundidad" de la tragedia para esta nueva puesta en escena, el autor no encuentra "elementos que choquen" en la comparación con la actualidad. "Uno de los aspectos más interesantes que tiene la obra es que las circunstancias que plantea son las mismas que se dan ahora, los comportamientos de los personajes son iguales que los que tienen los políticos hoy", observa el responsable de la sala La Fundición. "Aunque los nombres sean otros, los problemas y las formas de organización hayan cambiado, la esencia del discurso permanece: los miedos de los dirigentes, sus intereses, el cómo mueven al mundo que les rodea. Todos se erigen en los portavoces del pueblo que tutelan, y utilizan a su antojo y servicio particular la representatividad que, de una u otra manera, le han arrebatado", opina sobre la modernidad que posee el drama.

Álvarez-Ossorio ve además en María Estuardo otros vínculos que conectan con el presente: temas como la demagogia con la que el poder transforma intereses personales en necesidades colectivas o la brutalidad de la pena de muerte forman parte de la acción. "Y todo ello", celebra el dramaturgo, "en una gran trama como sólo saben hacerlo los clásicos".

En su proyecto, La Fundición y Tranvía Teatro se centran en el terrible dilema de la reina Isabel Tudor, de quien depende que se cumpla la condena a muerte que se ha dictado contra María Estuardo. Hasta en esa parte del argumento identifica Álvarez-Ossorio un guiño de Schiller al siglo XXI. Para el creador, "hoy que las mujeres han ganado peso en la vida política" resulta sugerente ver a dos protagonistas de este sexo cuya vida transcurre en las esferas del poder. Esta nueva mirada a María Estuardo se muestra interesada en los enigmas de lo femenino: dos de los personajes, varones en el texto original, han cambiado de sexo en esta adaptación.

Cristina Yáñez, miembro de la compañía Tranvía Teatro y directora de la sala La Estación de Zaragoza, encabeza un reparto en el que la onubense Pilar Gómez le da la réplica como María Estuardo y que completan María José Moreno, Yvonne Medina y José Chaves, entre otros.

La coproducción de María Estuardo ha supuesto "un salto cualitativo" en las trayectorias desarrolladas por Tranvía Teatro y La Fundición, que han descubierto en la alianza para proyectos puntuales la forma de abordar montajes de mayor envergadura. "Las dos compañías tenemos sala, una en Zaragoza y otra en Sevilla, y nos visitamos con cada espectáculo. La unión es la única posibilidad de que podamos levantar propuestas similares a ésta", considera Álvarez-Ossorio, que tras espectáculos más modestos técnicamente como Juan de Mairena (2007), Perlimplín (2008)y Nasrudín(2009) articula aquí una infraestructura más compleja, con diseños audiovisuales y una elegante escenografía -obra de Juan Ruesga y Vicente Palacios-, con los que se quiere proyectar en el espectador la sensación de encontrarse ante "un espacio hipervigilado" en el que el poder determina y altera los destinos de la humanidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios