La Fundación del Picasso se estrena con 78 obras más para la colección

  • Bernard Ruiz-Picasso anunció ayer la ampliación de los fondos de la pinacoteca con 72 piezas compradas y seis donadas además de otros 43 préstamos, cuyos títulos y costes se darán a conocer el mes que viene

La fusión de las Fundaciones Museo Picasso Málaga y Paul, Christine y Bernard Ruiz-Picasso en la nueva Fundación Museo Picasso Málaga. Legado Paul, Christine y Bernard Ruiz-Picasso dejó ayer, tras su formalización ante notario en la pinacoteca malagueña, un sabor agridulce. La consejera de Cultura, Rosa Torres, anunció, tras la firma de todos los patronos y vocales pertinentes (desde diversos representantes de la Junta de Andalucía hasta la propia familia Ruiz-Picasso, pasando por el presidente de Unicaja, Braulio Medel) una importante ampliación de la colección permanente de la pinacoteca a modo de estreno de la nueva fundación. Fue Bernard Ruiz-Picasso quien dio más detalles: los fondos del museo recibirán 78 nuevas obras de manos de la misma familia del artista, 72 de ellas mediante compra y seis mediante donación. Una importante inyección que eleva el número de piezas con casa en el Palacio de Buenavista desde las 156 que podían verse hasta ahora hasta 234. A ellas se suman otros 43 "relevantísimos" trabajos de Picasso, "de imposible adquisición en condiciones de mercado", a modo de préstamo mediante un convenio a 15 años con la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte (FABA). La única pega: los títulos y el coste de la operación no se conocerán hasta el próximo mes de enero, cuando se presenten las piezas in situ.

Después de la insistencia de los periodistas, el patrono vitalicio de la nueva fundación Bernard Ruiz-Picasso accedió a dar a conocer los títulos únicamente de las seis obras donadas: se trata de los dibujos Dos hombres avivando un brasero (1902) y Cabeza (1933); y los grabados Mujer llorando delante de un muro (1937), Saltimbanquis (1905), Al cabaret (1934) y Dos mujeres y un voyeur (1968). Ayer, de hecho, el grabado Mujer llorando delante de un muro estuvo expuesto durante el acto junto al dibujo Retrato de Fernand, que también pasará a formar parte de la colección. En cuanto a las 72 piezas compradas, Ruiz-Picasso únicamente indicó que cuatro de ellas son libros ilustrados. Además, el nieto del artista confirmó que las obras que han permanecido en los seis últimos años en el Museo Picasso en calidad de préstamo continuarán en el mismo en virtud de la renovación del convenio.

La firma de la fusión y posterior anuncio de la colección permanente se convirtió en una escenificación de solemnidad cercana a la liturgia eucarística en la que participó el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y a la que acudió una nutrida representación municipal con el alcalde, Francisco de la Torre, a la cabeza. Rosa Torres señaló que con la fusión de las fundaciones el Museo Picasso afronta "un nuevo y decisivo capítulo en su historia" que culmina de alguna manera el trayecto iniciado en 1992 con la exposición Picasso clásico, que presentó en el Palacio Episcopal de la capital malagueña una muestra de la colección de Christine Ruiz-Picasso que a la postre resultaría determinante en la confirmación de la colección ahora ampliada. Griñán, por su parte, afirmó que con el crecimiento del Museo Picasso "Málaga se afianza como foco de cultura y como atractivo para el turismo internacional" y consideró que gracias a la pinacoteca "Picasso se reencuentra con su ciudad natal, en la que aprendió a pintar y cuya luz llevó siempre consigo". El presidente apuntó igualmente que, como museo "más visitado de Andalucía", el Picasso "ha transformado Málaga y significa ya un motor económico y cultural de primer orden" para la comunidad autónoma, de ahí que el nuevo patronato ayer constituido resulte "imprescindible" para dirigir la nueva etapa.

En cuanto a la familia, Christine Ruiz-Picasso se mostró "muy satisfecha por esta aportación, que añadirá más resplandor a esta pequeña ciudad del arte que es el Museo Picasso", y comparó la fusión de las dos fundaciones con "un matrimonio que acaba de dar a luz a un hijo, tal y como deseaba Picasso, que quería ver un museo con sus obras en la ciudad en la que vino al mundo".

En cuanto a la nueva fundación, cuyo logo representa un vestido de arlequín típicamente picassiano, la presidencia del patronato correrá a cargo de Rosa Torres, mientras que José Antonio Griñán y Christine Ruiz-Picasso son presidentes de honor. La nuera del artista pasa además a ser patrona legataria y vitalicia, categoría que comparte con su hijo Bernard Ruiz-Picasso, Juan Alfonso Martos y Azlor de Aragón. Con este nuevo instrumento rector, el Museo Picasso Málaga tiene desde ya más capacidades y facilidades para ampliar su colección, tal y como se ha demostrado con las nuevas incorporaciones a los fondos. Habrá que esperar, no obstante, a enero para conocer su naturaleza, valor y trascendencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios