El Fundación BBVA distingue al compositor griego Georges Aperghis

La Fundación BBVA concedió ayer su Premio Fronteras del Conocimiento en la categoría de Música Contemporánea al compositor griego Georges Aperghis, "por reinventar el teatro musical utilizando sonidos, gestos, tecnologías y espacios, e incorporando a los intérpretes al proceso creativo de composición". El jurado de la octava edición de este premio destacó que Aperghis, creador en 1976 de un laboratorio teatral en un suburbio francés que implicó a los vecinos en improvisaciones colectivas, "ha captado nuevos públicos y ha logrado incluir la música contemporánea en la experiencia teatral común".

Aperghis, de formación autodidacta, nació en Atenas en 1945, en el seno de una familia de artistas. Descubrió la música gracias a la radio y a las clases de piano que recibía de una amiga de la familia y en la escuela, pero sin llegar a acudir al conservatorio. Con 17 años se trasladó a París, donde, como recordaba él ayer, pudo escuchar "música del mundo entero". "Iba casi todo los días a un concierto, a la Unesco, al Museo del Hombre, que proponía conciertos de música asiática", rememoró el compositor.

"Adoro también el rock: vi a los Beatles en el Olympia, a los Rolling Stones en el Palacio de los Deportes, a Pink Floyd en los Campos Elíseos... Iba a ver a los compositores con mis trabajos bajo el brazo. Este es el modo en que conocí a Iannis Xenakis", añadió Aperghis, que en la capital francesa entró en contacto con el mundo del teatro y se inició en el serialismo, en la música concreta de Pierre Schaeffer y Pierre Henry y en las obras de Xenakis.

Hacia 1970, decidió profundizar en un lenguaje más libre y comenzó sus búsquedas y exploraciones sobre el sonido de la voz. Interesado en particular por el teatro musical, compuso en 1971 su primera obra en este ámbito, La tragique histoire du nécromancien Hiéronimo et de son miroir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios