Fugas y riesgos

CineBox Aqualon Puerto Huelva.- Título original: 'Drive'.- Producción: Estados Unidos, 2011.- Duración: 102 minutos.- Dirección: Nicolas Winding Refn.- Guión: Hossein Amini basado en la novela homónima de James Sallis.- Fotografía: Newton Thomas Sigel.- Música: Cliff Matínez.- Montaje: Mat Newman.- Intérpretes: Ryan Gosling, Carey Mulligan, Ron Perlman, Christina Hendricks, Bryan Cranston, Oscar Isaac, Albert Brooks, Kaden Leos

Dicen los artífices de esta película con su director al frente, el danés Nicolas Widing Refn, que desde su primer film, Pusher (1996), despertó una justificada expectación, que Drive es un homenaje al cine negro de los 80. Cualquier cinéfilo experto en ese género rememorará de inmediato la cinematografía inconfundible de un maestro de la serie noir francesa como Jean-Pierre Melville, desgraciadamente olvidado por muchos, modelo al que Winding recuerda añadiéndole, naturalmente, ese inconfundible look del cine de acción made in Hollywood.

Como quiera que sea Nicolas Winding Refn configura a la perfección el personaje protagonista, este conductor que vive el riesgo diario de trabajar como especialista de cine por el día, un empleo lleno de peligros, y por la noche como chófer de atracadores, rufianes, pandilleros y pandilleros de toda calaña. Frío y solitario, trata de sacar el mayor dinero posible de una dedicación exclusiva al volante ajena a cualquier otra preocupación sobre los problemas que puedan surgir a su alrededor.

Estamos ante un tenso thriller urbano manufacturado con el más admirable talento narrativo y con la personalidad de un director que, desde el primer momento, descubre una baza brillante de solvencia en la resolución de una serie de secuencias que en el ámbito de la acción sorprenden al espectador con su brillantez expeditiva y apabullante. El público más sensible y acostumbrado al lenguaje cinematográfico, advertirá aquí no sólo una mano diestra en la dirección y el sentido fluido del relato, sino también los nervios épicos de la aventura, el admirable montaje, la fotografía que favorece la potencia visual del producto y la riqueza expresiva de la banda sonora que ennoblece la historia.

Quizás algunos pudieran pensar en una actualización del aquel incunable de Martin Scorsese Taxi driver (1976) con un Robert De Niro hoy irreconocible. Pero en esta preocupante contextualización de la amoralidad, tan propia de nuestro tiempo, Nicolas Winding Refn ha optado por un perfil mucho más austero con la única espectacularidad de algunas de las persecuciones automovilísticas y a veces una inexpresividad impostada de pura frialdad en la puesta en escena.

Dentro de la modalidad de intriga urbana o thriller ciudadano propende a la abstracción y aunque a veces peque de enfático, no deja de estremecer en algunos pasajes bastante recargados de violencia y sadismo. En la escasa acción que domina el relato hay ramalazos escalofriantes de crueldad y dureza muy expresivos. Sobria y contenida actuación de Ryan Goslin y admirable naturalidad de Carey Mulligan con secundarios muy eficaces como Albert Brooks y Ron Perlman.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios