Fotografía y literatura se alían contra el trabajo infantil

  • Telefónica presenta en Sevilla el libro 'La hora del recreo', un alegato a favor de la educación

Cinco reconocidos fotógrafos internacionales han captado el día a día de los niños trabajadores de América Latina en el libro La hora del recreo, editado por la Fundación Telefónica para difundir las iniciativas sociales en defensa del menor que lleva a cabo con su Programa Proniño. Durante un mes, Carlos Spottorno (Hungría/España), Walter Astrada (Argentina), Álvaro Ybarra (España), Lurdes R. Basolí (España) y Renzo Giraldo (Perú) retrataron a 16 menores de Proniño en tres escenarios distintos: su lugar de trabajo, su espacio de ocio y la escuela, donde tuvieron ocasión de entrevistarlos, conocerlos y compartir su entorno.

Ayer se presentó en Sevilla esta obra, un lujoso volumen que recoge cada serie fotográfica junto a un cuento de escritores tan prestigiosos como Luisgé Martín, Gustavo Martín Garzo, Ricardo Menéndez Salmón, Vicente Molina Foix, Soledad Puértolas, Rosa Regàs, Javier Reverte, Marta Rivera de la Cruz, Santiago Roncagliolo, Care Santos, Héctor Abad, Lola Beccaria, Ángeles Caso, Alonso Cueto, Espido Freire y Fernando Iwasaki. Los autores escribieron a partir de aquello que les sugerían las fotografías y las historias de los menores, en este proyecto que han coordinado Carlos Spottorno y el también escritor Fernando Marías.

Iwasaki, que sigue los pasos de Diana, una adolescente colombiana que vendía quesos por las calles, considera que La hora del recreo es un libro díficil "porque surge de imágenes que convocan miseria y pobreza. Yo no las elegí. Si hubiera podido elegir, no me habría hecho falta retratar a niños peruanos o colombianos, porque los niños sevillanos del Vacie, los onubenses del Torrejón o los niños almerienses de La Chanca viven igual o incluso peor". Sin embargo, añade, "esta obratiene la insólita virtud de convertir la miseria y la pobreza en un alegato a favor de la educación, el esfuerzo y el estudio. La niña sobre la que tuve que escribir disfruta estudiando y sabe que trabajando ayuda a sus padres. ¿Cuántos niños españoles disfrutan estudiando y cuántos adolescentes españoles trabajan para ayudar a sus padres? La hora del recreo no es un libro solidario sino generoso. Parafraseando a Cortázar: La hora del recreo no es un libro de regalo. Nosotros somos el regalo del libro".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios