Literatura

Europa, a la conquista de la novela negra

  • El espectacular aumento de ventas de este género coincide con la irrupción del fenómeno 'Millennium'

Estados Unidos, cuna de la novela negra, como crítica social contra el sistema y espejo de los submundos ocultos, ha quedado en un segundo plano ante la efervescencia de este género que se vive hoy en Europa, con nuevos autores que se saltan los límites y han provocado un boom de ventas. Las cifras están ahí. En España, por ejemplo, las ventas del primer trimestre de 2009 -millón y medio de ejemplares- han duplicado las del mismo período del año anterior.

Anik Lapointe, editora de RBA, sello que convoca el premio con mayor dotación en novela negra, declara: "Hoy es Europa la que marca la norma. Vive en plena efervescencia"; y para quien crea que se trata sólo de una moda, el director editorial de Destino, Emili Rosales, añade: "Hay para rato".

En lo relativo a España, un optimista Francisco González Ledesma, pionero de la novela negra española, proclama "el nacimiento de una nueva literatura que va a marcar época y puede durar muchos años", debido a la gran cantidad de jóvenes autores.

La opinión general de los editores y autores consultados por Efe es que el fenómeno llegó un poco más tarde a España, aunque, poco a poco ha ido creciendo y hoy se vive un momento muy favorable, con un mayor interés de público y editoriales. "Es cuestión de tiempo el que aparezca una nueva generación", apunta Anik Laponte.

El problema ha sido que en España la novela negra ha estado siempre estigmatizada como un género menor; algo que se mantuvo incluso en los años 80, cuando los pioneros Manuel Vázquez Montalbán, Francisco González Ledesma, Juan Madrid y algunos más encontraron "su propia voz", alejada del molde forjado por el detective americano. "En aquellos años, aquí se hacía una mimesis de Proust y Faulkner, considerados 'la Gran Literatura'. Al principio, nos perdonaban la vida, aunque consideraban que estábamos mancillando la pureza de la doncella literaria para convertirla en un género bastardo", cuenta Juan Madrid.

Para el escritor, autor de nueve novelas de este género desde 1980 a 2008, "huir del estereotipo de la novela negra norteamericana ha sido una obsesión" y le cabe el orgullo de que "nadie" ha podido acusarlo de "haberla copiado".

González Ledesma, quien reniega de su condición de precursor, y fue víctima de la censura, explica cómo la novela negra les permitió "analizar la sociedad delante de los ojos del poder, a través de un género que no había existido en España". Vázquez Montalbán, el más popular del grupo gracias a su serie del detective Carvalho, "dignificó la novela negra y la convirtió en un género serio y apreciado", apunta Emili Rosales.

La labor de estos precursores también tuvo una consecuencia negativa: "Pusieron el listón muy alto y se lo dejaron muy difícil a los que vinieron después", explica Ana Esteban. Y añade: "Ahora sí que hay autores que han podido ofrecer otro modelo frente al fenómeno Millenium -el best seller que ha marcado el boom de la novela negra-. Ellos resuelven un caso de forma más humana".

La nueva cantera de autores españoles han roto los moldes del género, traspasando sus límites. Y una de sus grandes bazas es el uso de un lenguaje vivo y cotidiano. Son autores jóvenes -algunos menores de 40 años-, consagrados, como Lorenzo Silva, Alicia Giménez Barlet o Andreu Martín; o recién llegados, como Eugenio Fuentes y Alejandro Gallo. Sus obras se sitúan en ambientes no trillados o utilizan el género para hablar de nuestra historia en mayúsculas.

El por qué del boom que vive actualmente la novela negra no se puede limitar a una sola razón, aunque parece unánime atribuir a la irrupción del fenómeno Millenium una de las claves de este espectacular aumento de ventas.

Quince millones de ejemplares de la trilogía vendidos en todo el mundo; dos de ellos sólo en España -donde la última entrega: La reina del palacio de las corrientes de aire, editada el pasado 18 de junio, ya ha sacado a la calle 600.000 ejemplares-, son palabras mayores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios