Engaños en la web

CineBox Aqualon Puerto Huelva.- T.O.: 'Brutal Box'.- Producción: España, 2011.- Duración: 101 minutos.- Dirección: Óscar Rojo.- Guión: Óscar Rojo y Ricardo de Santiago.- Fotografía: José Martín.- Música: Dowty Evi.- Montaje: David Gutiérrez Soto.- Intérpretes: Óscar Rojo, Mario de la Rosa, Rafa Rojas-Díez, Leire López del Pueyo, Esther Gurillo, Vanessa Escribano, Eliya Shenhay, Fran Arroyo, Layla González-Baidi, Ángel Acero

Uno de los grandes males del cine español es que hay películas, demasiadas películas, que se quedan fuera de los circuitos de estreno. Títulos que quedan ignorados por el público y en muchas ocasiones no tiene ni la oportunidad de la televisión, del DVD, para permitir a los espectadores conocerlas y valorar sus posibles medios. Óscar Rojo, director (dedicado hasta ahora preferentemente a la publicidad), guionista y protagonista de esta película que hoy nos ocupa, un pobre estreno en la isla desolada que es cada día más la cartelera y los cines de Huelva, con diecinueve copias, ha tenido la suerte, el reto o la oportunidad de ver presentada Brutal Box en las salas españolas. En Huelva capital es la única entre otras que el pasado viernes se estrenaban en España y han quedado inéditas.

Carlos Martín, el protagonista, vendedor editorial y padre de familia, se ha quedado sin trabajo e ingresa en la larga lista de parados. Tratando de solucionar lo más pronto posible su problema, pone un anuncio en internet en una página web de ofertas y demandas de empleo. Transcurre el tiempo y no recibe respuesta. Desesperado ante la grave situación por la que pasa, decide amputarse un dedo delante de la cámara y exponerlo a la vista de todos los internautas. Acto tan atroz despierta la atención de la mayoría de usuarios de la red, lo que anima a Carlos a colgar contenidos cada vez más osados. Así nace Brutal Box. Las multinacionales del sector se interesan por su adquisición.

En unas circunstancias difíciles para el cine español en materia de producción, distribución y exhibición, especialmente para las películas de producción independiente, Óscar Rojo se ha atrevido a estrenar esta película que, en principio, llama la atención por lo inusitado de sus planteamientos extremadamente delicados en algunos casos y la tendencia morbosa que siempre suscitan ciertas redes de internet. La intención del autor de esta opera prima, aparte de la factura no muy acertada del film y grandes errores de realización, ostensiblemente evidentes, expresa un estimable ejercicio de voluntariedad que, de haber mediado un guión más propicio y sólido, hubiera conseguido un resultado más notable.

No es así porque la labor del realizador, tanto en la dirección, la resolución técnica y la interpretación resultan bastante desacertadas. Es una pena porque el tema no deja de despertar interés e intenta difundir un mensaje interesante sobre las disfuncionalidades del sistema, los riesgos del uso de las redes sociales y la peligrosa presentación de la violencia. Esta proposición, perfectamente diferente que nos plantea Óscar Rojo, difícil de digerir para muchos espectadores ante la acritud y dureza de algunas imágenes, es, sin embargo, un interesante apunte sobre algunas ideas aprovechables que a la vista del resultado final, no han sido bien aprovechadas. Y lo peor: para muchos pasará desapercibida. Como la mayoría de las producciones del cine español actual.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios