Encerrados con el diablo

CineBox Aqualon Puerto Huelva.- Producción: Estados Unidos, 2010.- T.O.: 'Devil'.- Duración: 80 minutos.- Dirección: John Erick Dowdle.- Guión: Brian Nelson basado en un argumento de M. Night Shyamalan.- Fotografía: Tak Fujimoto.- Música: Fernando Velázquez.- Montaje: Elliot Greenberg.- Intérpretes: Geoffrey Arend, Bojana Novakovic, Chris Messina, Logan Marshall-Green, Jenny O´Hara, Caroline Dhavernas, Bokeem Woodbine, Jacob Vargas

Aunque en los últimos tiempos su cotización ha bajado considerablemente desde sus éxitos como El sexto sentido (1999), El protegido (2000) y Señales (2002), el director de origen hindú, afincado con fortuna en el cine estadounidense, M. Night Shyamalan, vuelve aquí como autor del argumento original - muy en la línea habitual de su cine entre terrorífica y paranormal - y productor, en este caso junto a Sam Mercer, para esta historia de situaciones extremas, llamada originalmente Devil, es decir Diablo, dirigida por John Erick Dowdle.

El tema de personas encerradas en un ascensor es de alguna u otra forma recurrente en el cine. Recordemos Ascensor para el cadalso (1958), excelente película de Louis Malle, El ascensor (1983), de Dick Maas y como instrumento más o menos influyente en el argumento podemos recordar El apartamento (1960), de Billy Wilder y Class (1983), de Lewis John Carlino. Como quiera que sea lo que Shyamalan y Dowdle nos presentan ahora es a un grupo de personas, tre hombres y dos mujeres, que resultan atrapadas en un ascensor en el que empiezan a ocurrir sucesos extraordinarios. Cualquiera de esas personas puede ser sospechosa.

La trampa del mal, que es el inicio de una nueva franquicia, titulada The Night Chronicles, regida e ideada por M. Night Shyamalan y que él no se ha decidido a dirigir personalmente, es una nueva recreación de esa paranoia colectiva o social que todos padecemos de alguna manera ante la incertidumbre que la inseguridad y la desconfianza nos aflige cotidianamente, asaltados como vivimos a diario por amenazas, sospechas, temores e incertidumbres.

Cuento moral que sabe desembarazarse del ámbito claustrofóbico del principal escenario de los hechos con sutilezas narrativas y las aperturas oportunas a otros lugares también inquietantes. En esta mezcla de thriller, con sus piruetas paranormales y satánicas, intrigas y angustias, y terror, su minimalismo excitante y morboso, propias de Shyamalan y de su adición a las personificaciones demoníacas. Por su parte el director John Erick Dowde, que dirigió Cuarentena (2008), la nueva versión de la española Rec (2007), tras un relato bien conducido y fotografiado, al final vuelve al efectismo, la casuística, el inevitable maniqueísmo y las eventualidades caprichosas de su mentor. ¿El diablo?... Estamos rodeados de muchos diablos cotidianos. Algunos hasta son gobernantes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios