Els Joglars denuncia "el negocio del medio ambiente" en 'La cena'

  • La compañía ambienta su nuevo espectáculo, en una cumbre internacional sobre el cambio climático · El montaje retrata "la impostura y frivolidad" en cuestiones relacionadas con la naturaleza

"Siempre nos quedará la sátira como respuesta civilizada a la impostura". La afirmación procede de Els Joglars, un referente del panorama teatral español que, como en otras ocasiones, viene a poner en escena "todas esas cosas que la gente piensa pero no se atreve a manifestar". La compañía presenta en Sevilla, hasta el día 18, y en Huelva el 20 de junio, La cena, una llamada de atención contra las manipulaciones que rodean al cambio climático.

"Vivimos tiempos catastrofistas, y el catastrofismo ha propiciado que algunos se aprovechen", apunta el actor Ramón Fontserè. El intérprete, vinculado a Els Joglars desde 1983, considera que "a algunos pícaros se les ha abierto un negocio con el tema del medio ambiente, un asunto que acabará convirtiéndose en una religión".

Els Joglars ambienta este montaje en una cumbre internacional sobre cuestiones climáticas. Para la cena de clausura de este encuentro, programada en un parador nacional, el Gobierno español contratará a un genio de la alta cocina "respetuosa con la ecología y el medioambiente".

Con esta prometedora premisa, la formación teatral quiere denunciar "la impostura y la frivolidad con que las administraciones políticas tratan las cuestiones que tienen que ver con la naturaleza y el medio ambiente". El tratamiento de este último ámbito "como forma contemporánea de religión" y también "la disposición de la gente a seguir a cualquier quimérico o astuto majadero publicitado por los medios" son otros aspectos que evidencia el espectáculo de La cena.

Porque, para Fontserè, "el artista tiene que dar luz a su tiempo". Y el presente es, según este Premio Nacional de Teatro -lo logró por Daaalí-, "la época de mayor esplendor del Tartufo", el hipócrita personaje de Molière cuya actitud vive ahora "su máxima expansión". El descarnado retrato de la falsedad actual impide que sea "un espectáculo de grandes carcajadas: hay sonrisas, pero también momentos que son amargos", advierte el intérprete.

La independencia con la que Els Joglars dirige sus focos hacia la enajenación de la sociedad contemporánea ha propiciado que la compañía resulte incómoda desde algunos estamentos públicos. El pasado octubre, Albert Boadella anunciaba que su agrupación no volvería a actuar en Cataluña debido al "boicot" que sufría por parte de algunas instituciones. Fontserè confirma que la coyuntura no ha cambiado. "Nosotros tenemos una tienda abierta y vamos a los sitios donde tenemos los clientes. Si uno expone de manera civilizada sus ideas y a cambio recibe silencio y rechazo, uno tiene que cambiarse", defiende.

Fontserè cumple 25 años "dando tumbos por España" de la mano de Els Joglars, una vida errante que para el actor "es un milagro, raya la utopía". De sus palabras se desprende la buena sintonía que tienen los integrantes de Els Joglars: "Cuando preparamos una obra, hay mucho diálogo entre nosotros. Pero sabemos que Albert [Boadella] es el hacedor de todo, el que controla las luces y todos los detalles. Nosotros aportamos nuestras construcciones actorales".

Autor del libro Tres pies al gato. Diario de un actor, que vio la luz en Muchnik Editores,Fontserè sacará "el otoño, o la primavera del próximo año" una novela sobre personas del entorno rural, "antihéroes que nunca saldrán en la televisión, que no siguen los cánones del dinero rápido, pero que a su modo tienen una vida muy brillante".

Y, entre los proyectos, continúa "estar mucho tiempo" dando guerra junto a Els Joglars. "Si hay que ir contracorriente", concluye, "pues adelante, con valentía".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios