Day-Lewis deslumbra a la Berlinale

  • El actor convence a la crítica y el público del festival con su interpretación de un ávido buscador de petróleo en 'Pozos de ambición' · El filme es el principal competidor de 'No es país para viejos' en los Oscar

El británico Daniel Day-Lewis impactó ayer en la primera jornada a concurso del Festival Internacional de Cine de Berlín con su retrato de un magnate petrolero sin escrúpulos en There Will Be Blood (en España, Pozos de ambición), de Paul Thomas Anderson, papel por el que está nominado al Oscar como mejor actor.

Anderson, quien en 2000 ya se llevó un Oso de Oro de la capital alemana por Magnolia, está nominado además como mejor director y la película es una de las cinco que compiten por el premio máximo de la Academia de Hollywood. "Ojalá nos den todos los premios, también aquellos a los que no estamos nominados", bromeó el realizador.

Day-Lewis, que ya ganó el Oscar al mejor actor por Mi pie izquierdo y estuvo nominado además por En el nombre del padre y Gangs of New York, comentó que sobre todo espera disfrutar de la ceremonia. "Puedo estar muy nervioso aparentando estar relajado. O al revés", señaló.

There Will Be Blood, quinto largometraje de Anderson, relata en 158 minutos el ascenso de Daniel Plainview, un hombre motivado por la ambición sin control, que a comienzos del siglo XX levanta un imperio petrolero en el suroeste de Estados Unidos. Sólo un predicador fundamentalista, interpretado por Paul Dano, se interpone en su camino. La extraña relación que establecen ambos personajes es la que estructura la película, una adaptación de la novela Oil! (¡Petróleo!) de Upton Sinclair, publicada en 1927. Estridente y turbadora, la banda sonora de la película, compuesta por el guitarrista de Radiohead Jonny Greenwood, no hace sino acrecentar la intensidad del relato.

Anderson, de 38 años, que dio que hablar por primera vez con la controvertida Boogie Nights (1997), sobre la industria del porno, asegura que en la película se pueden encontrar paralelismos con la situación del mundo actual, por el papel del capital y de la iglesia, pero que él sólo se centró en la historia de un personaje y no pensó en más interpretaciones.

Day-Lewis, quien tiene fama de complicado, aseguró por su parte que elige los personajes según las ganas que sienta de descubrir un misterio. "Me siento atraído por algo que no conozco, por la vida de otro hombre". En el caso de There Will Be Blood, tras leer el guión ya tenía la decisión tomada: el personaje de Plainview lo fascinó desde el primer momento.

Sobre los paralelismos entre el personaje de Day-Lewis y el trabajo de un director de cine, Anderson señaló que "hacer una película es un poco como buscar petróleo. Uno nunca sabe qué puede encontrar y existe el riesgo de volverse loco".

Cuando se le interpeló al director sobre el cambio de estilo con respecto a su anterior trabajo, Punch-Drunk Love (2002), que presentaba un lenguaje y una historia más innovadores en contraposición al relato clásico de ahora, Day-Lewis respondió por él. "Creo que ésta es la forma de contar esta historia. Hubiera sido muy extraño que intentara contar esta historia de una manera en que ya contó otras", aseguró.

Además de There Will Be Blood, en la primera jornada competitiva de la Berlinale, inaugurada el pasado jueves por el documental de Martin Scorsese sobre The Rolling Stones, Shine A Light, se presentaron la película finlandesa Black Ice, de Petri Kowica, centrada en el tema de la infidelidad, que dejó indiferente a la prensa especializada, y la cinta china In Love We Trust, de Wang Xiaoshuai, sobre una mujer que decide tener un hijo con su ex marido para salvar a su hija enferma de leucemia.

Fue además la jornada de Bollywood en Berlín con la presencia del galán indio Shah Rukh Khan para presentar la película Om Shanti Om, de Farah Khan. Las entradas para este filme se agotaron en seis minutos y en Alemania se habla más del astro indio que de las estrellas de Hollywood que se esperan en los próximos días.

Entre las 21 películas que compiten por el Oso de Oro, hay dos hispanoamericanas, la brasileña Tropa de élite, de José Padilha, y la mexicana Lake Tahoe, de Fernando Eimbcke. Además, la española Isabel Coixet presentará Elegy, con Penélope Cruz como protagonista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios