Cuerda: "Azcona era el mejor guionista que ha tenido este país"

  • Amigos y compañeros del recientemente fallecido Rafael Azcona recuerdan al "gran escritor del cine español".

El productor y cineasta José Luis Cuerda, que trabajó con Rafael Azcona en El bosque animado (1987) y La lengua de las mariposas (1999), ha declarado que el autor de El pisito era el "mejor guionista de este país".

Cuerda, que trabaja en la posproducción de Los girasoles ciegos, película protagonizada por Maribel Verdú y Javier Cámara, y cuyo guión, adaptación de la novela homónima de Alberto Méndez, ha sido el último trabajo de Azcona, considera que el cineasta riojano era el "viejo más joven y más lúcido que ha existido jamás".

"Era un hombre que vivía pegado a la tierra y a los sentimientos", asegura Cuerda, quien de toda la filmografía de Azcona se queda con Plácido, porque era un texto "lo más cercano que se puede hacer a las miserias del hombre y lo que le rodea". Rafael Azcona "sabía ver lo mejor y lo peor que había en las personas" y, sobre todo, era "el mejor de los amigos", asegura el cineasta.

Borau recuerda su afán por no ser “una figura pública”

El que fuera presidente de la Academia de Cine y amigo durante "muchos años" de Azcona, José Luis Borau, ha conocido la noticia esta tarde y ha asegurado que la discreción que ha rodeado su óbito "encaja perfectamente" con el espíritu del fallecido, "con su afán de no ser una figura pública".

"Es el verdadero primer escritor cinematográfico" que ha tenido España, ha asegurado Borau, que ha recordado que Luis García Berlanga y él fueron a ver al que fuera director de la RAE Fernando Lázaro Carreter para proponerle que la Academia tuviera un guionista entre sus miembros porque "un guionista es un escritor" y que le sugirieron que fuera Azcona.

"Ellos estaban dispuestos, les parecía justo y muy lógico", rememora, pero cuando se lo dijeron a Azcona dijo que "no, que no quería", y esa es "la razón" por la que se lo propusieron a Fernando Fernán Gómez. Precisamente, este jueves la RAE deberá elegir entre Borau y Félix de Azúa para ocupar el sillón que dejó vacante el fallecido Fernán Gómez.

"El cine español acaba de perder a su gran escritor, y yo he perdido a un amigo. Me hubiera gustado hacer más cosas con él. En cierto sentido nos entendíamos muy bien porque nuestro sentido del humor entroncaba muy bien", ha subrayado.

Hace dos años Borau y Azcona escribieron juntos el guión de una película, Las hermanas del Don, que está "terminadísimo" pero que no se ha convertido en película porque no tiene productor. "Si hubiera sido hace 3 ó 4 años, hubiera puesto yo las pelas sin problemas, pero ya estoy muy viejo para producir. Me gusta mucho la historia, que es un poco como era Rafael: aparentemente te diviertes pero la procesión va por dentro".

El director de cine ha explicado que ayer le envió un correo electrónico, porque Azcona hacía tiempo que sólo se comunicaba por ese medio ya que no podía hablar, y que se sorprendió "mucho" de que no le contestara porque siempre era "muy cumplidor" y "rápido". Cuando su secretaria le preguntó esta misma mañana si quería que le volviese a mandar el correo, Borau le ha contestado que "no", que "seguro que sus razones tendría".

Carmen Caffarel: " Azcona ha sido el gran escritor del cine español"

La directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, ha asegurado que Azcona "ha sido, más que guionista, el gran escritor del cine español". "Gracias a su humor corrosivo, consiguió llevar a la pantalla la auténtica y maltrecha realidad de la España de la segunda mitad del siglo XX. Sin él, el cine español tendría media docena menos de obras maestras", ha afirmado Caffarel tras conocerse la muerte de Azcona.

López Váquez: "Azcona vivirá siempre a través de su obra, ingenio y talento"

José Luis López Vázquez ha lamentado la muerte del escritor y guionista Rafael Azcona, quien para el actor "era alguien que no debería desaparecer nunca, aunque en su caso vivirá siempre a través de su obra, ingenio y talento”.

López Vázquez ha interpretado "un número incontable de personajes creados por Azcona", entre ellos al protagonista de El pisito (1958), el que fuera el primer guión para el cine que firmó el logroñés a partir de uno de sus relatos, y ha recordado al guionista como "un hombre muy independiente" del que siempre ha admirado su ingenio.

De El pisito recuerda que fue "una cinta anárquica" porque Marco Ferreri, el director de la misma y para quien también escribió El cochecito (1960), "improvisaba muchísimo y dio muchas vueltas al guión". "Fue el rodaje en el que Rafael Azcona más se involucró -ha continuado López Vázquez- ya que, por lo general era un autor que solía dejar una libertad absoluta a los directores de sus películas".

García Sánchez: “Es una joya insustituible de la literatura y cine español”

El director de cine José Luis García Sánchez ha lamentado el fallecimiento de Azcona, "una joya totalmente insustituible para la literatura y el cine español".

García Sánchez ha destacado que Azcona "ha llenado la cultura española de la posguerra y ha dado testimonio de lo que ha ocurrido en este país durante el franquismo, la Transición y el posfranquismo".

El realizador ha indicado que Rafael Azcona le ha honrado con su amistad durante 25 años, en los que ha trabajado con él a diario "sin haber reñido ni una sola vez", pero, "eso sí, discutiendo todos los días".

En colaboración con el guionista fallecido, García Sánchez dirigió películas como Pasodoble (1988), Tirano Banderas (1993), Suspiros de España y Portugal (1995), Tranvía a la Malvarrosa (1996) o Siempre hay un camino a la derecha (1997).

El cineasta ha señalado que Azcona luchaba "denodadamente" contra un cáncer de pulmón, pero "estuvo trabajado hasta el último día" para terminar de rehacer su libro Los ilusos, antes de ponerse a trabajar en un guión para hacer una película basada en su novela Los muertos no se tocan, nene y dirigida por el propio García Sánchez.

Ha subrayado que Azcona era un hombre de "un pudor exquisito para sus sentimientos, un ser adorable y adorado", por lo que la familia decidió mantener el fallecimiento y la incineración en la intimidad en correspondencia con su manera de ser.

Si alguien tuviera el deseo de darle el pésame a la familia, su teléfono sigue teniendo el contestador con su voz y le pueden dejar el recado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios