Cortegana reanuda su historia taurina

Comentarios 2

EL 14 de septiembre del 2007 la plaza de Cortegana celebraba su último festejo. Ante poco más de media plaza, Pedrito de Portugal y Pérez Mota aprovecharon al máximo un estupendo encierro de los benitezcubero de la familia Acosta.

Los graderíos se caían de pura arena que es lo que sólo quedaba en ellos, aunque en la plaza serrana seguía en pie una cosa: el inmenso sabor de una tarde de toros en ese otro pilar de la temporada onubense que siempre fue Cortegana.

A pesar de años de suspensiones, de lluvias en el ruedo y en la taquilla, de cosas mejor o peor hechas, la cita con Cortegana anunciaba el declive del calendario taurino para el cronista, y en ella se encontraron tardes de toros sin querer entrar a los corrales, novilleros de la tierra en el éxito de un festejo y otros nombres que siempre apuntaron posibilidades, aunque nunca dispararon.

De aquella plaza que apuntaba fuerte al suelo con su fachada de piedra negra, aún queda la impronta de un edificio que data de 1854, aunque ahora bastante reforzado.

En poco mas de tres años, sobre su estructura se han invertido alrededor de 450.000 euros y el resultado arroja un recinto remozado y equipado capaz de pasar la más exigente ITV del nuevo reglamento taurino.

Enclavada en un sitio generoso, dentro de la belleza que encierra el Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, la plaza de toros de Cortegana es hoy noticia gracias a esa reinauguración que se producirá a partir de las seis de la tarde cuando ese cartel formado por el linarense Curro Díaz, Cayetano Rivera y el camero Alfonso Oliva Soto, arranque en ese paseíllo que les llevará a lidiar momentos más tarde un encierro de Hermanos Garzón.

Será el primer festejo de una nueva época en este coso y el inicio de la gestión del empresario onubense Jorge Buendía que une de esta forma a su baraja de cosos, éste importante de Cortegana, que cuenta con un aforo aproximado de 3.000 localidades. Ni que decir tiene que la jornada cuenta con la debida expectación por cuanto se trata de todo un acontecimiento no solo taurino sino social. Según las previsiones iniciales, la plaza va a lucir una importante entrada y todo lo que tenga que suceder de importante habrán de protagonizarlo los tres actuantes y sus respectivos lotes.

Por la mañana se habrá de bendecir el ruedo y para la tarde, en conversación de última hora con Jorge Buendía, toros y toreros están ya dispuestos para centrar toda la atención en un festejo que, por méritos propios, incluso antes de que de comienzo, tiene una importante carga emotiva e histórica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios