Córdoba presenta su candidatura a Capital de la Cultura en 2016

  • La delegación cordobesa exhibe su satisfacción por el examen oral en Madrid y la respuesta del comité de expertos, que mostró un alto conocimiento del proyecto

Comentarios 1

Un indisimulado maridaje de satisfacción, alivio e ilusión renovada vertebraba, poco después de las 17:00 en el exterior del Museo Reina Sofía, las expresiones y los gestos de los integrantes de la delegación que acababa de exponer ante el jurado el proyecto con el que Córdoba aspira a ser declarada Capital Europea de la Cultura en 2016. Especialmente significativas eran las sonrisas del alcalde, Andrés Ocaña, y la gerente de la Fundación Córdoba Ciudad Cultural, Carlota Álvarez Basso, que, con la prudencia requerida en estos casos, renovaron con nuevos argumentos su optimismo respecto a las posibilidades que la ciudad tiene de pasar el primer corte en esta pugna. La tensión acumulada a lo largo de toda la mañana (y durante los días previos) por los miembros de la delegación se tornó en un murmullo compartido de "misión cumplida" cuando el jurado respondió con un aplauso a la frase con que el alcalde cerró la exposición: "La cultura no es un lujo: es un derecho".

Los pocos metros que separan la estación de Atocha del Museo Reina Sofía eran ayer la metáfora de un trayecto más complejo. El resumen de los diversos caminos que unen a Córdoba con Europa. La apelación a una vocación de universalidad que postula un futuro de integración a partir de la armónica conjunción de la tradición y la modernidad. La ciudad alzó la voz para reivindicar la vigencia, la fuerza y las posibilidades de desarrollo de un proyecto que pasar por enfocar el futuro a través de la cultura en su diversidad de prismas. "Ha sido la exposición que queríamos", señaló Ocaña, que subrayó el alto grado de conocimiento que el jurado demostró respecto al proyecto de Córdoba. Tanto el alcalde como Álvarez Basso y el director de la oficina municipal Córdoba 2016, Manuel Pérez, destacaron que este "exhaustivo" trabajo previo realizado por el jurado benefició las opciones cordobesas al situar el examen en un nivel de exigencia en el que los integrantes de la delegación supieron desenvolverse. El tribunal mostró especial interés por la solvencia presupuestaria del proyecto. "Ha quedado reflejado que Córdoba ya dedica una asignación presupuestaria importante a la programación cultural de cada año", explicó Ocaña; una inercia que seguirá "in crescendo" hasta "culminar" en 2016. También hubo preguntas sobre el papel de la ciudadanía en el proceso. Tomó entonces la palabra el presidente del Consejo Social, Antonio de la Cruz (la única personalidad que intervino al margen de las ya citadas y del consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Paulino Plata), para apuntar que Córdoba quiere con la Capitalidad contribuir a la construcción de una ciudadanía europea.

Con referencias a páginas, párrafos y conceptos concretos del dossier, el jurado realizó, según Álvarez Basso, preguntas abundantes y difíciles, sobre todo en materia económica. "Pero a pesar de ello no ha habido ni un solo error; no nos hemos equivocado en nada", aseguró la gerente de la Fundación, que insistió en la idea de que la delegación lo tenía "todo previsto" a partir del estudio del dossier, "un texto sólido" por el cual recibió las felicitaciones de cada uno de los miembros del comité de expertos. "Hubo muchas preguntas técnicas, también relacionadas con la programación", añadió Álvarez Basso, que fue la encargada de defender este apartado del proyecto (además de todo lo concerniente a la organización), mientras que Manuel Pérez se centró en el trabajo desarrollado desde la puesta en marcha de la candidatura y en el ambicioso plan de equipamientos culturales que afronta la ciudad, valorado en 280 millones de euros.

La gerente destacó la sintonía emocional que la embajada cordobesa estableció con el jurado, predispuesto positivamente tras el análisis del dossier, presentado el pasado mes de julio en el Ministerio de Cultura. "El clímax final ha sido impresionante", afirmó sobre la citada frase de Ocaña y la reacción del tribunal en forma de aplauso (la única de esta naturaleza que se produjo a lo largo de la primera jornada de exposiciones, según fuentes consultadas).

En su primera media hora de exposición (reforzada con una proyección de imágenes de la ciudad y actividades realizadas hasta la fecha en el marco de la candidatura), los portavoces desarrollaron los principales argumentos de Córdoba para lograr la Capitalidad e insistieron en los puntos fuertes de la candidatura: su vocación europea, su perfil intercultural, su naturaleza integradora y participativa y su carácter sostenible. El consejero andaluz de Cultura, Paulino Plata, trasladó al jurado el apoyo de la Junta de Andalucía al proyecto cordobés (hoy hará lo propio con el de Málaga) y a la salida aseveró que el comité acogió "positivamente" la presentación. Andalucía, afirmó, va a "salir bien parada" de este proceso de selección. Plata reafirmó su convencimiento en que la comunidad andaluza se merece albergar la Capital Europea de la Cultura en 2016 porque "es el momento del sur".

Asimismo, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, se dirigió al jurado en el tramo inicial del acto a través de un vídeo en el que defendió las candidaturas andaluzas.

Córdoba cumplió así una nueva etapa, de carácter ya decisivo, en su ambición de ser declarada Capital Cultural de Europa. La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, comparecerá el próximo jueves a las 17:30 en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía junto al presidente del jurado, Robert Scott, quien anunciará la lista restringida de ciudades preseleccionadas, que serán entre tres y cinco. Se abrirá entonces la segunda y última fase del proceso, en la que las ciudades en competición tendrán nueve meses para depurar sus candidaturas y cerrar la programación prevista para 2016. En otoño del próximo año se conocerá la ciudad designada en representación de España.

Fiel al eslogan que presentó hace más de un año, El futuro tiene raíces, la candidatura cordobesa trata de activar el futuro de la ciudad tomando el pasado como fuente de inspiración.

De este fundamento se derivan los tres ejes de la programación de Córdoba en el año 2016 recogidos en el dossier: Las constelaciones de Córdoba: Córdoba en el mundo; Cultura, común denominador europeo y La ciudad y los días.

Córdoba presenta en el documento una programación cultural muy trabajada, que incluye alrededor de una cincuentena de proyectos. También ha previsto una programación específica para los años de preparación de la Capital Europea de la Cultura, el periodo 2012-2015, en el que la ciudad desarrollará una serie de actividades culturales que sirvan de avance, presentación y promoción internacional de la programación de 2016. El proyecto prevé una inversión estimada de 60 millones de euros que se destinarán exclusivamente a las actividades.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios