Consolación ante la Esperanza Macarena

  • La hermandad cartayera peregrina a la basílica sevillana para obtener la Indulgencia Plenaria

De "memorable" ha calificado el hermano mayor de la Hermandad de Nuestra Señora de Consolación de Cartaya, Manuel Pérez, la visita que cerca de 200 hermanos y vecinos de la localidad costera onubense realizaron a la basílica de Santa María de la Esperanza Macarena de Sevilla. Una peregrinación destinada a la obtención de la Indulgencia Plenaria en el marco del Año Jubilar concedido a dicha hermandad hispalense con motivo del cincuenta aniversario de la coronación canónica de la Virgen de la Esperanza Macarena.

La hermandad cartayera pudo pasear "con orgullo" su estandarte, arropado por numerosos fieles, por las calles aledañas a la basílica antes de pasar bajo su famoso arco para participar en una misa extraordinaria que, entre otras cosas, también sirvió para establecer "vínculos" y "estrechar lazos de unión" entre las hermandades onubense y sevillana.

Se trató de una peregrinación con el objetivo de obtener la Indulgencia Plenaria por el Año Jubilar concedido a la hermandad sevillana por el cincuenta aniversario de la Coronación Canónica de María Santísima de la Esperanza Macarena. La iniciativa, promovida por la hermandad cartayera, tuvo en palabras de su máximo responsable "una gran acogida" y buena parte de los cartayeros que participaron viajaron a Sevilla en dos autobuses dispuestos por la organización, más todos aquellos que se desplazaron en sus vehículos particulares y aquellos otros que no quisieron perderse la cita y que residen en la capital hispalense.

Tal es así que el hermano mayor de Consolación, mostró su "enorme satisfacción" por la expectación que la peregrinación generó y que se tradujo en una alta participación ya que viajaron "familias enteras", algunas "hasta de una decena de miembros, y porque fue un día "inolvidable y memorable para todos".

Además, Pérez agradeció la "exquisita atención" recibida por los responsables de la hermandad sevillana, que entre otras cosas "no sólo nos abrieron el camarín de la Macarena, sino hasta el cancelín que la protege, siendo una maravilla poder admirarla tan de cerca".

Después de disponer de la mañana libre para visitar Sevilla y tras la eucaristía oficiada en la basílica sevillana en honor de la hermandad cartayera a primera hora de la tarde, los asistentes también pudieron visitar el Museo de La Macarena, donde pudieron admirar el vasto patrimonio que atesora dicha hermandad. Entre otros muchos enseres contemplaron los pasos de la cofradía, los tres mantos bordados de la Macarena o la corona de oro de su coronación canónica. Finalmente, los cartayeros recibieron un pergamino acreditativo de haber obtenido la Indulgencia Plenaria.

La penitenciaría apostólica, por mandato del Sumo Pontífice concede la Indulgencia Plenaria durante el Año Jubilar Macareno a los fieles cristianos que, estando en las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por la intención del Santo Padre), visiten en peregrinación la imagen de María Santísima de la Esperanza Macarena y participen devotamente en las funciones sagradas o en los ejercicios de piedad, o al menos durante un tiempo adecuado meditaran piadosas consideraciones, concluyendo con la Oración del Señor, el Símbolo de la Fe e invocaciones a la Bienaventurada Virgen María.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios