Cobos Wilkins se desnuda en verso en el poemario 'Biografía impura'

  • Arcángel publicará un disco con sus poesías adaptadas al flamenco que verá la luz en la próxima primavera

Once años han transcurrido desde que los últimos versos del escritor riotinteño Juan Cobos Wilkins vieran la luz. Ahora regresa al panorama literario con el poemario Biografía impura, editado por la colección Vandalia de la Fundación José Manuel Lara, una publicación que recoge 32 poemas que el autor ha ido recopilando desde entonces porque "nunca he dejado de escribir, ser poeta es mi lugar en el mundo". Su silencio durante todos estos años no se ha debido más que al hecho de que lo que quería contar "me exigía otros géneros, como la novela" -véase El corazón de la tierra, Mientras tuvimos alas o El mar invisible- y a que no estaba dispuesto a enfrentar sus poemas con su prosa, condenando a los versos -"la niña de mis ojos"- a "un rincón oscuro", porque en una estantería "ya se sabe quién es la Cenicienta", explicó con franqueza a este diario. El libro refleja no sólo la trayectoria vital del poeta, sino "la del ser humano", aunque admite sin pudor que ha desnudado su alma en cada verso. Para ello, Cobos Wilkins ha dividido Biografía impura en cuatro capítulos temáticos: El niño, El adolescente, El joven y Poeta.

Para el escritor, El niño es "el asombro" ante un mundo inédito, como si acabara de "inaugurarse para él" y donde el dolor, el miedo, las heridas no tienen cabida. Dando buena fe de ello, el poema El niño mira sombras comienza diciendo: "El niño mira sombras en la pared. Ignora/ aún qué es sombra. Está/ en los brazos de su padre -acaso/ sepa que es su padre".

Tras la infancia, llega la adolescencia, donde el ser humano "vive en la perplejidad de su metamorfosis" y experimenta una difícil relación con todo lo que le rodea, "incluso con su cuerpo".

Luego, del lenguaje poético de El joven se desprende "la rebeldía, el ansia y la turbación" ante el mundo que se abre ante sus ojos, desembocando en Poeta, que vuelve a reconstruirlo, "a crear", moviéndose, como el funambulista que ilustra la portada de Biografía impura, entre la "pasión y la armonía". Haciendo equilibrio sobre un cable de acero, el poeta de Wilkins "tiene ojos en la planta de los pies para ver, incluso, bajo la tierra que pisa" y recontar a la humanidad lo visible y lo invisible.

Si el poemario es, en sí mismo, una joya, muchos son los que esperan con impaciencia que el cantaor onubense Arcángel publique su próximo disco de estudio, que verá la luz en la próxima primavera, según anunció Cobos Wilkins. En este nuevo trabajo discográfico en el que el artista se halla inmerso actualmente, Arcángel se ha "atrevido" a poner música y voz a poemas del escritor de Minas de Riotinto, un paso "casi transgresor porque mis versos no se ajustan a la métrica del flamenco". El disco conjuga algunos poemas de Biografía impura como Un poeta no debe en primavera, Un joven pasea en automóvil, Un poeta escucha a su padre o Un niño y por primera vez la muerte con otros de volúmenes anteriores y algunos que Cobos Wilkins ha creado especialmente para el cantaor. Un binomio onubense fundamental que aportará un grano de arena más al patrimonio cultural de Huelva.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios