Chema Conesa presenta la alegría de la democracia en la apertura de Latitudes

  • El festival de fotografía inaugura en el museo sus tres primeras exposiciones, que completan Jürgen Schadeberg y José Luis Barcia Gervasio Sánchez estará esta tarde en la Casa Colón

"Al llegar la democracia, todo el mundo fue muy accesible. Había muchas ganas de salir en la prensa y se ofrecían para hacer cosas que hoy en día pocos se atreven ya por el celo a proteger la imagen personal. La gente estaba decidida a vivir el momento como una fiesta de la democracia".

Las palabras de Chema Conesa son las del periodista y fotógrafo que empezó a desarrollar con plenitud su trabajo con la Transición. Sus primeras obras, siempre para la prensa, se impregnaron de esa alegría de vivir presente en la sociedad española. Todo eso lo plasmó durante aquella época y posteriormente, recopilando una obra durante 35 años que ahora expone en Huelva.

Ayer la presentó de esta forma en la inauguración de Latitudes Festival Internacional de Fotografía, contando directamente al público que le rodeaba el contexto en el que nació. Confesando los secretos de algunas de las imágenes que señalaba en las paredes. Porque todas, como recalcó, "tienen su historia". Todas llevan su "opinión implícita", con una composición premeditada que revela siempre algo del personaje. Y también llevan mucho de la agilidad del fotoperiodista, que reacciona ante los imprevistos y resuelve situaciones no planteadas ni en la fotografía más estudiada.

Retratos de papel, expuesta en las salas 2, 3 y 4 del Museo Provincial, es una excepcional selección de imágenes de destacados personajes de la cultura, la política y la sociedad, españoles e internacionales. La mayoría de ellos son trabajos realizados para los dominicales de El País y El Mundo, aunque alguno de ellos, como el de José Saramago y Pilar del Río, no llegara a ser publicado jamás.

La oportunidad que ofrece Latitudes en una inauguración como ésta es única: rara vez se tiene al alcance a un autor de la talla de Chema Conesa para escuchar sus explicaciones a su lado, para interrogarle directamente por una de sus obras delante del cuadro o para arrancarle secretos de la técnica con una cámara de placas con la que lograr retratos de enorme profundidad y expresividad. Los de Mario Benedetti y Sabino Fernández Campo están ahí para comprobarlo.

Por razones de salud, el alemán Jürgen Schadeberg no pudo estar ayer en Huelva. Suya es Selected moments, la exposición que ocupa la sala Siglo XXI del museo, un breve pero genial compendio para la obra de uno de los autores europeos más relevantes desde que iniciara su trayectoria en su país natal en los años 40 y, sobre todo, desde que se convirtiera en testigo de excepción de la Sudáfrica negra previa al Apartheid. De hecho es considerado en cierto modo padre de la fotografía sudafricana y ha dejado imágenes emblemáticas, como la de Nelson Mandela en su celda en 1994.

Tampoco ha sido posible contar personalmente con José Luis Barcia en la apertura de Latitudes por problemas de agenda. El joven fotógrafo asturiano, afincado en Madrid, protagoniza 2, exposición de título numérico que se exhibe en la sala 0 de la planta baja del Museo Provincial. Es una de las propuestas más interesantes que presenta el festival este año, compuesta por una colección de 26 fotografías realizadas exclusivamente con teléfono móvil, que convirtió en su elemento principal de trabajo hace cinco años.

Su obra está avalada por numerosas muestras internacionales en los últimos tres años, refrendadas con importantes premios internacionales en los que se destacan sus composiciones geométricas con juegos de luces y sombras muy marcadas.

La cuarta de las exposiciones de Latitudes, Antología, de Gervasio Sánchez, se inaugura esta tarde, a las 19:00, en la Casa Colón. En el acto se le hará entrega, por parte de Huelva Información, del premio Objetivo de Fotoperiodismo, en reconocimiento a su trayectoria.

La inauguración de ayer corrió a cargo del presidente de la Asociación Cultural Latitudes 21, José Luis Ruiz, organizadora del festival, junto a representantes de las instituciones y entidades patrocinadoras, "un ejemplo muy afortunado de colaboración público-privada" en la apuesta por la cultura.

Como añadió Ruiz en su agradecimiento por todos los apoyos recibidos un año más, y en reconocimiento a la decisiva respuesta del público, "este festival es uno de los referentes culturales de la ciudad; podía ser más pero ahí está".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios