Carme Riera presenta en Huelva su nueva novela, 'Naturaleza casi muerta'

  • Jesús Díaz conducirá el acto, que se celebra esta tarde en la Biblioteca provincial

El Centro Andaluz de las Letras (CAL) continúa hoy con su programa de actividades Letras Capitales en Huelva con la presentación de la nueva novela de la escritora catalana Carme Riera, Naturaleza casi muerta, publicada por la editorial Alfaguara. El encuentro será en la Biblioteca provincial a las 20:00 y estará conducido por el periodista Jesús Díaz.

Durante las próximas semanas, Huelva contará, dentro del ciclo Letras Capitales, con la participación de autores como José Manuel Camacho, Juan Cobos Wilkins o Diego Vaya.

Escritora y catedrática de literatura en la Universidad Autónoma de Barcelona, Carme Riera es autora, entre otras novelas, de En el último azul (Alfaguara, 1995), premios Nacional de Narrativa, Josep Pla, Crexells, Lletra d'Or y Premio Vittorini a la mejor novela extranjera publicada en Italia en 2000; Por el cielo y más allá (Alfaguara, 2000), Premio de la Crítica Serra d'Or; La mitad del alma (Alfaguara, 2005), Premio Sant Jordi 2003; y El verano del inglés (Alfaguara, 2006). Su obra ha sido traducida al inglés, alemán, italiano, portugués, ruso, griego, holandés, rumano, hebreo y eslovaco. En 2001 gano el Premio Nacional de Narrativa por En el último azul.

La escritora catalana se adentra en el género policiaco con su nueva novela Naturaleza casi muerta en la que además se abordan temas sociales como el Plan Bolonia, los valores de los jóvenes o la falta de entendimiento entre generaciones. "Con esta novela pretendía probarme a mí misma", asegura Carme Riera. "La historia sucede cuando los estudiantes anti-Bolonia ocupan la Universidad y no se imparten clases. Todo eso crea una situación anómala y estas situaciones son propicias para que sucedan cosas anormales", indica. "Además para que desapareciera elegí un estudiante rumano porque no procedía de un país con pedigrí, como Francia o Alemania, sino de un país del Este, con las suspicacias que despierta". "Empecé a escribir creyendo que las comisarías eran lugares cutres, pero cuando visité la comisaría de Cerdanyola, un edificio modernísimo, con despachos luminosos y los mossos tan guapos, destruí lo escrito y empecé de nuevo. Ellos me han asesorado".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios