Carlos Saura recibe el Premio Latitudes 21 por su aportación a la Cultura española

  • Huelva homenajea al cineasta aragonés en la primera entrega de los galardones · El realizador se muestra "muy agradecido" por la distinción y asegura que es "una idea preciosa que debe prosperar"

El cineasta aragonés Carlos Saura (Huesca, 4 de enero de 1932) recibió ayer en la capital onubense el Premio Latitudes 21, otorgado por la asociación cultural homónima en reconocimiento a su contribución al Arte y la Cultura de España. El realizador, que firma trabajos tan célebres como El jardín de las delicias (1970) o ¡Ay, Carmela! (1990), se mostró "muy agradecido" al recibir esta distinción, que consideró un "premio a las humanidades" y que ha supuesto para él "una sorpresa y un gran honor".

Ésta es la primera edición de unos galardones que tienen vocación de perpetuidad y que se celebrarán desde ahora cada año para distinguir a las personalidades más destacadas del ámbito cultural español. A juicio de Saura, la iniciativa es "una idea preciosa que debe prosperar".

El director de la Asociación Cultural Latitudes 21, José Luis Ruiz -que ya estuvo al frente del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva durante 23 años-, argumentó que con este galardón no sólo se reconoce a Carlos Saura por su amplísima trayectoria cinematográfica, avalada por más de 40 títulos -muchos de ellos premiados internacionalmente-, sino también por "su erudición en flamenco y música y su amplísimo historial de trabajos como escritor, fotógrafo, dibujante y director escénico de ópera".

Carlos Saura, que se encuentra inmerso ahora en la elaboración de un monográfico sobre la luz para el Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer de Avilés (Asturias), aseguró ayer que con la democratización y los avances de la tecnología audiovisual, "cualquiera puede hacer cine siempre que tenga talento". En este sentido, manifestó que "nunca ha hecho falta ir a la escuela de cine para hacer cine, el problema es la producción, ya que en la actualidad se necesita dinero de muchos sitios, como la televisión, para poder producir una película".

La "incertidumbre" ha sido, confesó, una constante en toda su carrera. Por ello, la ejecución de cada una de sus obras "me ha parecido un milagro". Y es que lejos de sentirse profeta en su tierra, "el mercado español me ha resultado a veces muy difícil, mientras que en países como Alemania o Francia han funcionado muchas de mis películas".

Ahora mantiene en el tintero varios proyectos y se apunta a otros de coproducción con los que "puedo hacer una película con facilidad" a la vez que le resultan apetecibles.

Saura tiene claro que el cine "costumbrista español" virará en los próximos años hacia la fórmula documental, "que es más eficaz" y tiene capacidad para sostener híbridos de documento y ficción. No obstante, aseguró, siempre habrá cabida para "el cine más imaginativo".

Medio centenar de onubenses arroparon y entrevistaron al realizador durante la entrega del Premio Latitudes 21 en el salón de actos de la Fundación Caja Rural del Sur, estatuílla realizada en exclusiva para la ocasión por el escultor José Noja. Luego, asistieron al interesante coloquio que Saura mantuvo con el presidente de la Asociación de la Prensa de Huelva, Rafael Terán, y el crítico cinematográfico y colaborador de este diario Vicente Quiroga.

El documental Retrato de Carlos Saura, dirigido por José Luis López Linares, fue proyectado por último como colofón a una de las tardes culturales más interesantes del año en la capital onubense.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios