Cultura

Cannes abre en español su nueva edición gracias a 'Todos lo saben'

  • Penélope Cruz, Javier Bardem y Ricardo Darín inauguran el festival con el drama rodado en España por el iraní Asghar Farhadi

Javier Bardem y Penélope Cruz, en la alfombra roja. Javier Bardem y Penélope Cruz, en la alfombra roja.

Javier Bardem y Penélope Cruz, en la alfombra roja. / clemen bilans / efe

Penélope Cruz suspiraba por trabajar con Asghar Farhadi y su sueño se materializó ayer con el estreno de Todos lo saben, la película que inauguró el Festival de Cannes. "Es un honor abrir el festival con una película española, en español, con Asghar que se ha convertido en español", dijo la actriz madrileña a un reducido grupo de periodistas (españoles) antes de desfilar por la alfombra roja, donde le acompañaron su pareja en la vida real, Javier Bardem, que encarna en este drama a un amor de juventud, así como el argentino Ricardo Darín, su marido en la ficción.

Bárbara Lennie, Inma Cuesta, Eduard Fernández, Elvira Mínguez y Sara Sálamo, que también están en Cannes, completan el reparto de esta película coral en la que el director iraní cambia de país, pero no de territorio cinematográfico: el drama sigue siendo el terreno donde fermentan sus historias.

Esta vez deja su Irán natal, con el que consiguió sendos Oscar (Nader y Simin, una separación y El viajante), para trasladarse hasta un pequeño pueblo de Castilla. Hasta allí regresa desde Argentina el personaje de Cruz, que asiste a la boda de su hermana tras varios años de ausencia. La celebración acaba en tragedia al desaparecer su hija. Su antiguo amor (Bardem) se volcará a ayudarla.

Farhadi es un "director que se atreve a hacer preguntas. No todos tienen esa humildad", dijo Cruz, que destacó el empeño y el perfeccionismo del realizador, que se trasladó a un pueblo para observar como vivían sus gentes, escribió el guión en iraní y después se aprendió lo que cada uno tenía que decir en el set a diario. "Yo creo que aquí lo ha conseguido. No hay clichés por ningún lado", aseguró Cruz.

Farhadi no temía perderse en las idas y venidas de la traducción. Cuando se entra en el territorio de los afectos, no hacen falta palabras para explicarlos. "Lo que siente una madre cuando se da cuenta que su hija ha desaparecido es algo que se siente sin necesidad de palabras", indicó Farhadi.

"Para mí el sentido y el interés de hacer películas fuera de mi país es eso: mostrar que la naturaleza humana no cambia a pesar de estar en una cultura diferente o expresarse en una lengua diversa. A diferencia de los que nos intentan hacer creer de que todos somos diferentes", añadió el realizador, que ya rodó en Francia El pasado y no acudió en persona a recoger su segundo Oscar en señal de protesta por el veto migratorio que impuso el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios