'Campo de Agramante' celebra diez años sin ser ni efímera ni municipal

  • Caballero Bonald presentó en Madrid el último número de la revista que edita su Fundación, dedicada al desaparecido poeta Ángel González· Rivero Taravillo participa con un artículo sobre Luis Cernuda

La revista Campo de Agramante, que edita la Fundación Caballero Bonald, se presentó ayer en la Casa de América de Madrid con su último número, el noveno, dedicado al desaparecido poeta Ángel González, tras diez años profundizando en la generación de los 50 y sirviendo de tribuna para los jóvenes escritores.

Junto a José Manuel Caballero Bonald participaron en el acto el director de la revista, Jesús Fernández Palacios; la delegada de Cultura del Ayuntamiento de Jerez, Dolores Barroso; el escritor y crítico literario Miguel García-Posada, y el catedrático de Literatura Santos Sanz Villanueva.

Caballero Bonald confesó que, dentro de las numerosas actividades que desarrolla la Fundación, siente "una especial predilección" por esta revista, que es "de presentación esmerada por fuera y de contenido riguroso y eficaz", y se mostró convencido de que perdurará en el tiempo, sorteando el sambenito que tienen todas las revistas literarias de acabar siendo "efímeras y municipales".

Previamente, Fernández Palacios enmarcó la presentación de Campo de Agramante en la tradición de las revistas que "han ocupado desde el principio del siglo XIX, coincidiendo con la llamada Edad de Plata, un lugar de privilegio", y destacó que sin ellas sería imposible escribir la historia literaria de buena parte. "Campo de Agramante -agregó el director- sigue la estela de revistas como Grecia, Horizonte, Litoral, Isla, Ínsula, y son, como dice Fernando Valls, director de la revista Quimera durante 20 años, el revés de la trama de la historia literaria y también su cuneta, su campo de pruebas y su derrumbadero".

Dolores Barroso centró su intervención en la figura de Caballero Bonald, a quien elogió hasta caer en el ditirambo, que, en esta ocasión, no resultó molesto ni irritante para el célebre escritor jerezano.

El escritor Miguel García-Posada, colaborador habitual de la publicación, tomó la palabra para manifestar que era "un placer y una alegría" que se publiquen revistas como Campo de Agramante, "en los tiempos de barbarie que vivimos". A su juicio se trata de un faro o una fortaleza que permite "instalar un reducto de civilización".

El catedrático de Literatura Santos Sanz Villanueva cerró el acto dando detalles de su extensa entrevista al poeta Francisco Brines, uno de los textos principales (30 páginas) del número 9. Destacan también tres cartas y dos postales de Luis Cernuda que forman parte del archivo epistolar que Caballero Bonald cedió a la Fundación. Además contiene un reportaje de Antonio Rivero sobre la relación de Cernuda con el misterioso X de Historial de un libro, que más tarde se supo que era el joven mexicano Salvador Alighieri.

El número 10 de la revista coincidirá con el congreso que la Fundación Caballero Bonald dedicará en octubre a la literatura del siglo XXI. Después de la presentación, el escritor jerezano se refirió también al panorama literario. A su juicio, hay "pocos cambios en la literatura, salvo lo que puede suponer la revolución informática". "Creo que, actualmente, hay una insistencia de un realismo plano y ningún tipo de indignación lingüística y eso no preocupa porque hace 20 ó 30 años había más inquietud en ese sentido que ahora", agregó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios