Britney Spears, un 'reality' llevado a la vida diaria

  • La cantante ha amenazado con publicar un vídeo en el que muestra sus momentos más decadentes y críticas sobre su vida personal

Los últimos seis meses de la vida de Britney podrían dar para una saga de películas de esas que emiten en la sobremesa. Pero nada más agresiva que la ficción es la realidad de esta princesa del pop, que ha sobrellevado desde los 17 años las subidas y bajadas de su carrera profesional.

Del perjuicio de sus historias personales, la artista ha hecho terapia y ha grabado uno a uno todos esos momentos en los que, a ojos de los demás, parecía perder el norte. Por si no fuera poco con la comercialización que día a día han hecho los medios de su historia, ahora la propia Spears baraja la posibilidad de sacar un vídeo propio sobre su vida.

A expensas de verse publicado, este diario audiovisual muestra a Britney hablando de su familia y sus amigos, así como de su vida íntima con Justin Timberlake o de la rivalidad que mantiene con Christina Aguilera, según una información del diario británico Daily Mirror.

Tanto Timberlake como Kevin Federline -sus dos parejas más conocidas- supieron en todo momento que estaban siendo grabados y temen lo que se pueda decir de ellos. Sin embargo, los vídeos no son sólo contenidos morbosos de su vida íntima, sino que muestran la decadencia de la cantante y algunas circunstancias dolorosas, pues se añadirían imágenes incluso de crisis nerviosas.

Britney Spears, una chica nacida en el pequeño Kentwood (Louisiana), estuvo obsesionada con la idea de ser una cantante famosa. "Todo lo decía cantando", recordaba su madre Lynne para la cadena estadounidense MTV. Ambas, madre e hija, nunca han ocultado su pasión por hacerlo saber todo. En 2000, publicaron Britney Spears Heart-to-Heart, una completa biografía de la joven artista con fotos inéditas de su infancia y juventud. A mother's gift le siguió al año siguiente. Escrito de forma novelada, el título contaba la historia de una chica joven que quiere ser estrella, y cuenta cómo su madre la ayuda en cada momento. Una historia muy parecida a la de la propia Brit, que también protagonizó un film de un argumento similar, bajo el nombre de Crossroads.

Vendió su virginidad, pese a que las malas lenguas cuentan que la perdió a los 14 años. Desde su página web, la madre de la artista y ella misma contaban a sus fans cada uno de sus pasos, a través del visitado blog. Y, cuando su música menos importaba, dio a conocer con pelos y señales su noviazgo, compromiso y boda con el padre de sus dos hijos por medio de un reality. Aunque el espectador, ante tanto sufrimiento ajeno, prefiere presenciar un final, quizás, el menos triste.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios