Biquinis a medida, una diferencia en el mercado

A veces, encontrar un conjunto de dos piezas que quede perfecto sobre el cuerpo puede convertirse en toda una misión imposible.

En estas fechas calurosas, los biquinis ejemplifican claramente esta problemática dentro del probador. La firma artesanal Eskamas, con sede en la localidad gaditana de Puerto Real (C/ Meandro, 18), ayuda en esta difícil tarea, dejando que el cliente "diseñe y personalice su propia prenda".

Fue en 1994 cuando la familia Pérez Rodríguez empezó a cimentar su negocio de confección, iniciado con anterioridad en Sudamérica. Con la meta de la producción de ropa deportiva a largo plazo. Cuando las temperaturas bajan y la demanda de trajes de baño decrece, Eskamas recicla su tarea, trabajando conjuntos de gimnasia rítmica, mediante pedidos a nivel regional y nacional.

De boca a boca su profesionalidad en el manejo de la lycra y el algodón, reconvertidos en estilo, fue creciendo.

Violeta Pérez lleva cinco años en el taller de Puerto Real junto a su hermana. Ambas siguiendo las directrices de su madre. "Ella nos ha transmitido el oficio de costureras", explica. De las innumerables horas de vista fija sobre las manos y la aguja, se sucede la satisfacción por lo bien hecho. Lo notan las clientas, ya que son ayudadas a escoger "lo que verdaderamente le sienta bien, dentro de sus gustos".

Ahí entran en juego los trucos utilizados durante toda la vida: rellenos para el sujetador, colores oscuros para mujeres con curvas, copas reductoras, estampados para crear o quitar volumen de manera visual... El resultado convence y ya han sido reclamadas para confeccionar productos de corsetería.

La industrialización de los patrones tiene los días contados, puesto que la exclusividad y el sentirse bien con una misma carece de precio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios