La Berlinale escarba en el alma del obrero que quiso matar a Hitler

La Berlinale entró ayer en su recta final con la historia de Georg Elser, el sencillo obrero de pueblo que trató de asesinar a Adolf Hitler meses después del arranque de la II Guerra Mundial y exponente del resistente en solitario frente a la monstruosidad del régimen nazi. Elser. 13 Minuten, dirigida por el alemán Oliver Hirschbiegel, fue el plato fuerte de la jornada, exhibida fuera de competición pero en la sección oficial, mientras que la única concursante del día fue la italiana Vergine Giurata, de la neófita Laura Bisputi.

"Fue un visionario o un héroe. Un joven que podría haberse dedicado a disfrutar de su éxito con las mujeres, pero que tuvo los huevos de jugársela", explicó Hirschbiegel, quien vuelve sobre el nazismo diez años después de recrear los últimos días de Hitler en su búnker en El hundimiento.

Christian Friedel interpreta el papel de ese joven de pueblo, músico, amante de una mujer casada, aprendiz de relojero y obrero de una planta metalúrgica donde acaban como esclavos del nazismo algunos de sus buenos amigos, militantes comunistas.

Los 13 minutos del título son los que le faltaron para lograr su objetivo: que la bomba de relojería colocada bajo la tribuna donde iba a hablar Hitler, el 8 de noviembre de 1939, en una cervecería de Múnich, estallase justo cuando el Führer pronunciaba su discurso. El destino quiso que el dictador adelantase su retirada y que en su lugar murieran varias personas -algunos, empleados de la cervecería-, mientras que Elser fue detenido y torturado, en busca de una confesión completa sobre quienes estaban detrás del atentado.

"Es un personaje algo desconocido en comparación con los iconos de la resistencia contra Hitler", indicó el director en referencia a la conspiración de oficiales nazis impulsada por Claus Schenk zu Stauffenberg, que años después, en julio de 1944, falló también en el intento de matar a Hitler.

El investigador del Tercer Reich encargado del caso de Elser, Arthur Nebe, creyó en la versión del joven, quien sostenía no tener cómplices ni militar en el Partido Comunista, por mucho que la Gestapo estaba empeñada en que "confesara" lo contrario.

Hirschbiegel traza un vínculo entre el fallido magnicidio en solitario del joven del sur de Alemania y la conjura de aristócratas y oficiales, a través la figura de Nebe, ejecutado tras el fracaso del atentado liderado por Stauffenberg.

La sección a competición se limitó a Vergine Giurata, dirigida por la debutante Laura Bispuri entre Italia y Albania y alrededor de una tradición ancestral del ámbito rural albano según la cual ciertas jóvenes renuncian a su feminidad y juran mantenerse vírgenes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios