Banderas afirma que el Goya de Honor es un "estímulo"

  • El actor recibirá el galardón en la gala que se celebrará el próximo sábado

Antonio Banderas recibirá el próximo sábado de manos del director Pedro Almodóvar el Goya de Honor, un galardón con el que se reconoce toda su carrera cinematográfica y que para el actor supone "un estímulo. Merece la pena seguir luchando y poniendo piedras en la casa", ha dicho.

Según ha admitido el actor durante una entrevista concedida a Europa Press, este premio "llega en un momento personal muy significativo y artístico", un momento que conlleva "doblar una esquina" y encontrarse con una calle por la que aún no ha caminado y "empezar a andar. Necesito herramientas nuevas probablemente, es como un pistoletazo de salida".

Banderas (Málaga, 1960) recuerda la ilusión que le hizo estar nominado por primera vez con la película Matador y afirma que ahora siente "responsabilidad" al saber que detrás del galardón que ahora recibe hay nombres que respecta "muchísimo", puesto que "forman parte de la historia del cine español".

Con el Goya de Honor le ha invadido "cierta nostalgia" y de hecho lo primero que llega a su cabeza cuando piensa en este galardón son las "caras" que lo han acompañado hasta el presente, que le han "criticado, enfadado y alabado" y, en definitiva, lo han convertido en quien hoy es. Además de Almodóvar, Banderas hace mención a Lluís Pasqual, Imanol Arias, Fernando Fernán Gómez o José Luis López Vázquez -"gente que vivió una época más difícil, pero que lucharon mucho"-, así como a Melanie Griffith, actriz con la que ha estado casado durante casi dos décadas.

A pocos días de la 29 edición de estos premios, Banderas no tenía preparado el discurso que pronunciará durante la gala, que se celebrará este sábado en el Auditorio Príncipe Felipe de Madrid. "Me estáis asustando muchísimo. Me hago un pregón para Semana Santa y tengo dos horas para expresar muchas cosas. Esto, aparte de ser una gala, es un espacio televisivo y voy a tener un tiempo limitado", ha afirmado.

Por ello, prefiere apuntar sentimientos y sensaciones que escribe en diferentes momentos del día e incluso se plantea llevar un boceto con varias ideas y "soltar" lo que llegue a su cabeza en ese momento. Sin embargo, lo "inevitable" será echar la vista atrás y recordar a las personas que le han llevado a este punto de su vida.

Tras la nominación por el filme Matador, Banderas ha sido candidato en tres ocasiones más (Átame, Two much y La piel que habito), un terreno que aún no ha conquistado y que justifica por haber permanecido apartado de la industria nacional durante más de 20 años en el campo de la interpretación. "Las posibilidades eran nulas", ha explicado.

Tal y como recuerda el actor, la carrera de Antonio Banderas despegó a las 18:00 de un 3 de agosto de 1980. Subido en un tren, vio cómo se difuminaban los rostros de los familiares y amigos que habían ido a despedirle a la estación, muchos de los cuales le habían llevado "algún paquete de tabaco e incluso algún billete de cien pesetas con la cara de Manuel de Falla. Les vi perderse y pensé: 'Yo ya soy otro yo'. Ahí empezó todo y aún no ha acabado; todavía estoy de viaje", ha relatado.

A partir de ese momento comenzó una carrera en la que ha participado en más de 90 películas, una larga trayectoria que está fuertemente vinculada a la cinematografía de uno de los nombres más importantes del cine español: Pedro Almodóvar.

A sus órdenes, Banderas actuó en Laberinto de pasiones (1982), su primer filme, a las que siguieron bajo la batuta del cineasta otras cintas como 'Matador', 'La ley del deseo' (1987), 'Mujeres al borde de un ataque de nervios' (1988), 'Átame' (1990) o 'La pielque habito' (2011), entre otras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios