Arte pacificador frente al dolor

  • La Sala de la Provincia acoge la muestra colectiva que llevará en noviembre el OCIb a la I Bienal Internacional de Pintura de México

  • Los artistas onubenses copan la participación

Los crueles caprichos de la naturaleza quisieron ayer ser protagonistas en un acto que proclamaba la conjura de la cultura en favor de la paz. Pero como se comentó allí, el arte también tiene un poder terapéutico que puede mitigar el dolor, a pesar de que la tragedia se esfuerce en machacar a quienes nunca encuentran consuelo.

No fue casual esa irrupción, del nuevo terremoto sufrido el martes por los mexicanos, en la Sala de la Provincia de la Diputación. La muestra inaugurada como parte del Otoño Cultural Iberoamericano 2017 y de la celebración del 525 Aniversario del Encuentro entre Dos Mundos, se integra también en la I Bienal Internacional de Pintura de México, donde será exhibida a partir del 2 de noviembre. Los lazos que aquí la cultura refuerza una vez más sirvieron también para que estuviera presente entre todos un sentimiento de profunda solidaridad.

"Hoy es un día alegre y triste a la vez", aseguró el presidente de la Fundación Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios, en nombre de la organización del OCIb, tras reconocer con pesar la "tristeza de ver sufrir a nuestros hermanos".

El arte y la paz es el título de la exposición que recoge una treintena de artistas plásticos andaluces, onubenses casi en su totalidad, seleccionados por el OCIb por encargo de la Bienal para participar en su primera edición. La Fundación Caja Rural del Sur y la Diputación de Huelva se han unido ahora para que los onubenses tengan la oportunidad de ver hasta el 1 de octubre los trabajos realizados por este excepcional grupo de artistas, muchos de ellos producidos expresamente para la ocasión.

Puede que una de las cualidades que hacen más atractiva esta muestra sea la libertad que han tenido los artistas para plasmar en sus obras su particular visión de la paz, en toda su extensión. Paz global e interior, concepto abstracto y definido, aislado y vinculado al arte, a la sociedad... Interrelacionado y, sobre todo, reinterpretado.

Es lo positivo que tiene también contar con una representación muy destacada de la prolífica y excepcional plástica onubense contemporánea, como dijo Jaime de Vicente, que se apropia con toda clase de argumentos de esta muestra andaluza en la Bienal Internacional de Pintura de México, mostrando su estilo reconocible a simple vista, muchos de ellos, sin necesidad de desviar la vista a las cartelas junto a los cuadros.

Ocurre con Seisdedos, Antonio Cazorla, Tomás Cordero o Faustino Rodríguez. También con Castro Crespo, Rocío López Zarandieta, Pablo Sycet o Vicente Toti. Ésta es una muestra colectiva con alma de antológica, en la que tampoco faltan Pilar Barroso, Buly, Pedro Rodríguez Cruzado, Juanma Vidal, Víctor Pulido y Miguel Ángel Concepción. Ni siquiera Susana Pérez Barrera, Mario Marín o Andrés Espuelas, cuya aportación se incorporará en los próximos días a la Sala de la Provincia.

Todos ellos estarán en México con las mismas obras que se pueden ver aquí hasta el 1 de octubre. Será en San Luis Potosí, ciudad que acogerá este año, del 2 al 12 de noviembre, la primera edición de la Bienal de Pintura mexicana, que incluye la exhibición de unos 300 cuadros que optan a los tres primeros premios, con una dotación total de 30.000 euros. Habrá aportaciones internacionales de Cuba, Colombia, Estados Unidos, Alemania y España, representada por esta selección realizada por el OCIb, que se exhibirá en el Museo Francisco de Cossío.

"Vamos a llevar hasta América una importante muestra de nuestra cultura para contribuir a este importante proyecto pictórico de carácter internacional y reforzar así nuestros lazos de unión con Iberoamérica", apuntó en el acto de ayer la vicepresidenta de la Diputación, María Eugenia Limón.

En este cometido, el OCIb juega un papel fundamental, en primera línea en un acontecimiento artístico como el que se va a desarrollar ahora en México, gracias a los vínculos estrechos que mantiene con este país, protagonista en la primera edición y también en esta décima, cuyo prólogo es la exposición en la Sala de la Provincia.

"El Otoño Cultural Iberoamericano fue una iniciativa de la Fundación Caja Rural del Sur en 2008 -recordó García Palacios- para establecer lazos, a través de la cultura, con los países iberoamericanos, y es por lo que centra sus diversas actividades, principalmente en Huelva, por sus lazos históricos con esta tierra".

Acto multitudinario.La inauguración fue seguida por numeroso público en la Sala de la Provincia. En la imagen superior, varias personas conversan ante una obra de Calvarro, y sobre estas líneas, el director del Puerto de Huelva, Juan José Blanco; la vicerrectora de Extensión Universitaria y Relaciones Institucionales, Joaquina Castillo; la vicepresidenta de la Diputación, María Eugenia Limón; el presidente de la Fundación Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios; y el director del OCIb, Jaime de Vicente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios