Alejandro Sanz dedica una "oda" a la música como pasión innegociable

  • El nuevo disco del artista, 'La música no se toca', en el que explora nuevos sonidos, llega hoy a las tiendas · Afirma que su mejor álbum aún está por venir

Tras 20 años de carrera y más de una decena de discos publicados hasta la fecha, Alejandro Sanz vuelve a presentar un nuevo trabajo discográfico, bajo el título de La música no se toca, que sale hoy a la venta. A pesar de ser un veterano en la música española, el artista afirmó ayer que "lo mejor está por venir". "Me quedan muchas cosas por hacer, aún me queda por escribir mi mejor disco", confesó.

Arreglos programados y analógicos y acompañamientos de rock sinfónico en pos de "la emoción" dieron origen a su noveno disco de estudio. Este trabajo es una "oda" a la música, "la única cosa que no es negociable" en la vida de Alejandro Sanz. Además, afirma que aunque este disco no tiene un sonido flamenco intencionado, se trata del género que lo ha llevado hasta aquí, por lo que siempre está presente en sus canciones. "Mi forma de frasear es flamenca", apuntó.

Además, este trabajo marca una nueva trayectoria en la carrera del cantante, porque después de haber trabajado durante todo este tiempo con la discográfica Warner, el artista ha fichado por Universal. "Ha sido una época maravillosa, guardo un gran recuerdo y buenos amigos. Pero sentía que había tocado techo, así que el cambio me ha dado lo que necesitaba", señaló.

El sonido de este disco es un pop en el que cabe el recuerdo al sonido de los 80, algo en lo que la producción ha sido esencial, en palabras del artista. Además, en cada canción ha tratado de realizar un pequeño homenaje a los grupos y los discos que siempre le han gustado.

En total, el álbum se compone de 13 canciones: La música no se toca, Yo te traigo... 20 años, No me compares, Llamando a la mujer acción, Mi marciana, Camino de rosas, Se vende, Cómo decir sin andar diciendo, Camino a casa, Nena, Bailo con vos, Me sumerjo y Para decirle adiós.

Sanz no ha podido quitar ninguna canción de este disco, al que define como "ecléctico", por lo que ha dejado este número, el 13. "No creas que me hace mucha gracia", añadió.

Cada una de estas composiciones "tiene su mundo y su historia", y aunque señala que no le gusta contar cosas de su vida privada en estas canciones, admite que "a veces es inevitable" que aparezca algo de su intimidad.

El segundo corte de este disco habla precisamente de todas las emociones y experiencias que han acompañado al cantante durante sus 20 años de carrera, y es también un homenaje a todas las personas que lo han acompañado este tiempo. "No me puedo quejar, estoy muy satisfecho", manifestó.

Aunque antes de dar comienzo la rueda de prensa Sanz advirtió que no es "ni economista ni político", más tarde afirmó que para él la cultura "no es negociable" y que la subida del IVA es "un palo enorme para la cultura". Sin embargo, añadió: "Hace tiempo me resigné a quedarme en mi trinchera, donde estoy más a gusto y donde soy útil".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios