El máximo tribunal de la ONU analiza la independencia de Kosovo

  • Serbia plantea en La Haya que la decisión de Pristina es contraria a la legalidad internacional

Serbia planteó ayer ante el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) la independencia de Kosovo como contraria la legalidad internacional, mientras Pristina mantuvo que era la "única solución" para preservar la paz y estabilidad en los Balcanes.

Serbia y Kosovo abrieron ayer las audiencias orales en las que más de una treintena de países, entre ellos España, asistirán a los jueces del TIJ para responder a la pregunta, planteada por la ONU a su máximo órgano judicial, de si la declaración de independencia de Kosovo respeta el derecho internacional.

Las audiencias se prolongarán hasta el día 11 y, a su término, el TIJ emitirá lo que se conoce como "opinión consultiva", un dictamen que no es vinculante pero suele ser respetado.

Ambas partes acudieron al máximo tribunal de la ONU con delegaciones encabezadas por responsables gubernamentales pero integradas por profesores de derecho internacional de distintas universidades europeas y estadounidenses.

Belgrado defendió ayer que la declaración de independencia no se ajusta a los preceptos establecidos por la resolución 1.244 de la ONU, aprobada en junio de 1999, al final de la guerra de Kosovo, mediante la cual ese territorio pasó a ser administrado por la ONU.

Belgrado recordó que esa resolución concedía a Kosovo instituciones provisionales de autogobierno que debían actuar solamente bajo los auspicios de la ONU y en ningún caso podían poner en tela de juicio la integridad territorial de Serbia.

El ministro de Exteriores serbio, Vuk Jeremic, declaró que confía en que los jueces "reafirmen el principio de integridad territorial" al final de las audiencias y remarcó que "es la primera vez en la historia de los Balcanes que un asunto de esta magnitud se resuelve por medios pacíficos".

Para Kosovo, su declaración de independencia es "irreversible" y su revisión supone una amenaza para la estabilidad y la seguridad de los Balcanes.

Pristina subrayó que la resolución 1.244 "no contiene ni una palabra" que prohíba a Kosovo proceder a una declaración de independencia "ni de que para ello se necesite el consentimiento de Serbia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios