Los sondeos apuntan a una cómoda victoria de Morales en Bolivia

  • El presidente boliviano se muestra confiado en la reelección y sus rivales lo dan por hecho · Morales abre la puerta a un tercer mandato en 2015 · La jornada electoral transcurre sin apenas incidentes

Bolivia celebró ayer unas elecciones clave para elegir presidente, vicepresidente, 130 diputados y 36 senadores, además de celebrar 18 consultas autonómicas en varias regiones y municipios del país. Antes de ir a votar, el presidente boliviano, Evo Morales, redujo la tensión, como de costumbre, jugando al fútbol con sus ayudantes.

Pero todos los datos dan tranquilidad al presidente, ya que incluso los adversarios del líder boliviano reconocieron que tiene todas las probabilidades de ser elegido para un segundo mandato, que culminaría en el 2015. De acuerdo con los últimos sondeos, Morales aventajaba por 20% a su principal adversario, el ex capitán de Ejército Manfred Reyes Villa.

De "históricas" calificaron los medios de comunicación y analistas unas elecciones con muchas novedades, como el voto de los emigrantes desde España, Argentina, Estados Unidos y Brasil, y un nuevo censo electoral que ha registrado la cifra récord de 5,1 millones de personas con derecho a voto. Otro de los aspectos inéditos es que Evo Morales es el primer presidente del último periodo democrático del país que se presenta a una reelección consecutiva, lo que, según todos los analistas, conseguirá cómodamente en primera vuelta.

Después de ejercer su derecho al voto, Morales destacó la importancia de los comicios porque se celebran al amparo de la nueva Constitución autonomista que consolida los derechos de la comunidad indígena. "La nueva Constitución fue aprobada por el voto del pueblo y elaborada con la participación de todos los sectores representativos del país y no como sucedía en el pasado cuando los neoliberales aprobaban leyes para defender sus intereses", declaró el mandatario tras depositar su voto en el municipio Villa 14 de Septiembre.

Dado que el nuevo Ejecutivo que salga de las urnas tendrá que aprobar los reglamentos para desarrollar la nueva Carta Magna, Morales consideró que "el pueblo hoy tiene derecho a decidir conscientemente si se sigue profundizando la democracia o retornar al neoliberalismo, si están con el cambio o están con el neoliberalismo, eso es lo que decidirá con su voto el pueblo boliviano".

Morales se mostró confiando en la victoria y en que, por lo tanto, renovará su mandato otros cuatro años, así como con la victoria legislativa de su partido, el Movimiento al Socialismo, con el que llegó al poder el primer presidente indígena de Bolivia en enero de 2006, aunque pidió no "confundir con soberbia" este optimismo y, en todo caso, descartó "cantar la victoria en forma anticipada". "Creo que estamos preparados, siempre lo estuvimos, para servir al pueblo porque sé que hay que vivir para ello", subrayó el mandatario, quien dijo que esperará "con paciencia" los resultados de los comicios.

El presidente boliviano abrió incluso la posibilidad de un tercer mandato al señalar que su más que probable reelección puede ser interpretada como su primer periodo a la luz de la nueva Constitución, promulgada en febrero de 2009.

"Y ahora se vota en base a esa nueva Constitución, y se siente, de verdad, si hablamos de la nueva Constitución como una primera elección de Evo Morales", manifestó el mandatario ante la prensa local boliviana. Es "constitucionalmente mi primera elección en base a la nueva Constitución política", manifestó.

Uno de los observadores que envió la Unión Europea, veterano en estas lides, comentó que nunca había visto a Bolivia tan en calma como en esta jornada. En los procesos anteriores, los militantes del MAS marchaban desde su bastión electoral, en la ciudad de El Alto, hacia el centro de La Paz, con el kimsa huasani (látigo de cinco puntas) enrollado al hombro, mientras los piquetes de mineros, procedentes de Oruro -la provincia natal de Morales-, hacían estallar cartuchos de dinamita para atemorizar a sus adversarios. Para evitar incidentes, el Gobierno movilizó a más de 50.000 policías y soldados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios