Un ex soldado es hallado culpable del crimen más brutal cometido en Iraq

  • Steven Green podría ser condenado a muerte por violar y matar a una niña y ejecutar después a sus padres y hermana

Un jurado federal declaró el jueves culpable a un ex soldado estadounidense por haber violado y matado a tiros a una niña iraquí de 14 años, y haber ejecutado después a sus padres y su hermana pequeña mientras servía en Iraq en 2006.

Steven Dale Green, que fue suspendido del Ejército debido a un desorden de su personalidad, fue declarado culpable de los 17 cargos de los que fue acusado y que incluyen violación, asesinato y obstrucción a la Justicia.

El ex soldado, que fue juzgado en un tribunal civil, afronta una posible condena de pena de muerte. La vista oral sobre su sentencia comenzará el lunes.

El juicio contra Green, de 24 años, comenzó el 27 de abril y los miembros del jurado deliberaron durante más de 10 horas desde el miércoles antes de llegar al veredicto de culpabilidad.

La defensa del ex soldado pidió al jurado que tuviera en cuenta el contexto de guerra en el que se produjeron los hechos en Iraq.

La Fiscalía, por su parte, llamó a declarar a testigos que dijeron que Green había confesado el delito y que situaron al ex soldado en el lugar de los hechos.

La fiscal adjunta, Marisa Ford, aseguró que los delitos ocurridos el 12 de marzo de 2006 fueron planeados y premeditados. "Es un delito que fue cometido con sangre fría", dijo en el alegato final.

La acusación afirmó que el delito fue planeado entre Green y otros soldados cuando jugaron a las cartas y bebieron whisky en un puesto de control. En su conversación hablaron de tener sexo con mujeres iraquíes y un soldado mencionó a la familia Al Janabi, que vivía cerca.

Otros tres soldados cumplen penas en prisiones militares por su participación en el delito y testificaron en contra de Green.

Los delitos fueron cometidos en marzo del año pasado, en la localidad de Mahmudiya, al sur de Bagdad. En total, cuatro militares y un ex soldado fueron acusados de la violación y el asesinato de Abeer Qassin al Janabi, así como de la muerte de sus padres y una hermana.

El soldado James Barker se declaró culpable en noviembre de 2006 y fue sentenciado a 90 años de confinamiento en un recinto militar. En febrero de 2007, el sargento Paul Cortez fue sentenciado a cien años de cárcel por un tribunal militar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios