Los socialistas franceses abren la batalla por la sucesión

  • El Partido socialista francés ha ganado la batalla de las municipales y abre ahora la carrera interna para buscar sucesor al primer secretario de los socialistas, François Hollande, que no se presenta a la reelección

El Partido socialista francés ha ganado la batalla de las municipales y abre ahora la carrera interna para buscar sucesor al primer secretario de los socialistas, François Hollande, que no se presenta a la reelección en el Congreso que el partido celebrará del 7 al 9 de noviembre probablemente Toulouse, símbolo de la victoria 'rosa' frente a la derecha.

Hollande, a la cabeza de los socialistas franceses desde hace once años, cuando sucedió a François Mitterrand, propuso estas fechas durante la segunda reunión de la comisión de renovación celebrada ayer en la sede de la calle Solferino. No obstante, según los estatutos del Partido, será el Consejo nacional fijado para el próximo 25 de marzo quien deberá aprobar la propuesta.

Luego, el Consejo nacional del 28 de junio lanzará los debates preparatorios. Si se aprueba el calendario, las contribuciones al Congreso tendrán que presentarse como muy tarde el 12 de julio y las mociones el 20 de septiembre, para que los militantes se pronuncien sobre estos textos de orientación política y estratégica antes de finales de octubre.

Mientras, la paz mostrada durante la campaña electoral por los barones y miembros de las corrientes que atraviesan el partido no ha hecho desaparecer las antiguas rivalidades y desde el mismo domingo en que se certificó el triunfo en los comicios, muchos de ellos dejaron claro que no aparcaban sus ambiciones personales.

La primera candidata potencial al puesto de primer secretario es Ségolène Royal, que desde enero ha expresado su intención de liderar el partido, pero el actual alcalde de París, Bertrand Delanoë, arropado por el 57% de los votos logrados en las urnas está muy bien situado para catapultarse a la arena nacional. La tercera en discordia es la alcaldesa de Lille, Martine Aubry, con el aval de un 66,5% de los votos.

De hecho, Aubry no dudó en abrir fuego contra Royal 24 horas después de las elecciones, acusándola de "querer hacer llorar a los franceses en vez de proponerles una visión de la sociedad". Según un sondeo de Ipsos, Royal es la preferida por el 32 % de los electores de izquierda para suceder a Hollande, pero los franceses en su conjunto ven mejor a Delanoë, que logra un porcentaje de simpatía del 28% frente al 24 % de Royal.

Barones locales

Mientras, los expertos auguran de cara al Congreso alianzas internas en el seno del partido que obedecerán a una "geometría variable", según explica en Le Parisien el politólogo Fréderic Sawicki. Por un lado, Royal tiene entre sus bazas los 17 millones de votos de la segunda vuelta de las presidenciales y una popularidad que se ha vuelto a poner de relieve en la campaña electoral de las municipales. El único problema es que no logra estructurar una corriente ni unir sus apoyos.

Frente a ella estarían los llamados 'reconstructores' que lideran las tropas de Laurent Fabius, Arnaud Montebourg y una parte de los partidarios de Dominique Strauss-Khan, ahora al frente del FMI. Un bloque heteróclito sin un verdadero líder declarado. Mientras, Delanoë, que mantiene todavía la ambigüedad respecto a sus ambiciones, cuenta con el apoyo del ex primer ministro Lionel Jospin.

En cuanto al papel de los barones locales, no se puede esperar que lideren el vector de la renovación en el seno del socialismo, según el politólogo Pascal Perrineau. "Se pensó que, con la fuerte implantación local del PS desde 2004, podrían haber participado en la solución de la crisis interna. Pero no fue así", sostiene el experto citado por 'Le Parisien'. En todo caso, el futuro líder del partido deberá tener en cuenta su peso, asegura otro especialista.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios