Cinco partidos formarán el Gobierno belga nueve meses después de las elecciones

  • Finaliza la crisis más larga de la historia de un país que ha estado a punto de romperse

Tras nueve meses, la crisis gubernamental más larga de Bélgica finalizó ayer con un acuerdo de cinco partidos para formar un gobierno de coalición que liderará el cristianodemócrata Yves Leterme. El pacto se fraguó tras unas maratonianas negociaciones de 21 horas. "Es un buen acuerdo de coalición", dijo Leterme, según la radio flamenca.

En el nuevo Gobierno están representados conservadores y liberales de la parte norte, flamenca, y la sur, valona, así como los socialistas francófonos. Los puntos más discutidos durante las negociaciones fueron la política fiscal y cuestiones como el asilo y la inmigración.

El liberal francófono Didier Reynders, ministro de Finanzas desde hace casi nueve años, anunció a la emisora RTBF una reforma fiscal que fortalecerá el poder adquisitivo de los belgas.

Sus planes fueron criticados por los socialistas flamencos, que consideran que en lugar de fortalecer los seguros de enfermedad y jubilación, el nuevo Gobierno hará un enorme regalo fiscal a las grandes empresas, dijo la presidenta del partido, Caroline Gennez a la flamenca Radio 1.

El acuerdo de coalición, de 40 páginas, prevé regulaciones más estrictas para la nacionalización y la reunificación familiar de los inmigrantes. Los que carezcan de papeles, sin embargo, tendrán más fácil obtener un permiso de residencia si es de utilidad económica para el país.

El tema más controvertido, el de una reforma estatal, volvió a excluirse y se tratará más adelante. Leterme fracasó el año pasado en dos ocasiones en su intento de formar gobierno debido, sobre todo, a esta cuestión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios