El operativo para liberar a Betancourt se adelantó por miedo a posibles filtraciones

  • El ministro de Defensa colombiano asegura que "nunca hubo riesgo alto para los rehenes"

El ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, desveló ayer que la operación Jaque, que permitió la liberación de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), fue acelerada por miedo a que se produjeran filtraciones.

El ministro explicó que, en principio, estaba previsto que se desarrollara en diez días, pero se adelantó. "La aceleramos al máximo porque el riesgo de que se filtrara cualquier cosa era muy grande", dijo Santos en su intervención ayer en el Campus de verano de la Fundación FAES, que dirige el ex presidente José María Aznar, en Navacerrada (Madrid).

El titular de Defensa explicó que no fue una operación militar, sino de inteligencia, y puso a modo de ejemplo que en el caso de que fueran detectados antes de llegar a la zona, lo más probable era que la guerrilla escapara con los secuestrados. Si eran descubiertos al tomar tierra, quienes correrían mayor riesgo era la tripulación del helicóptero y los agentes infiltrados. A todos se les advirtió del riesgo y "ninguno titubeó", agregó el ministro, que insistió en que "nunca hubo riesgo alto para los secuestrados".

Santos, quien rebatió todos los argumentos y acusaciones de quienes intentan desprestigiar esta acción, reiteró que la operación fue "ciento por ciento colombiana" y la consideró un golpe que "todavía las FARC no han podido asimilar".

Por otro lado, Betancourt fue sometida ayer a un exhaustivo examen médico en el hospital militar parisino de Val-de-Grâce, cuyos resultados son "satisfactorios", aseguró Astrid, hermana de la ex candidata presidencial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios