Terrorismo

El peor atentado en la historia de Egipto causa 305 muertos en una mezquita

  • Ningún grupo asumió la autoría del ataque.

  • Se le atribuye a Estado Islámico porque, según la fiscalía, los terroristas izaron su bandera.

Comentarios 2

Al menos 305 personas murieron, entre ellas 27 niños, y 128 resultaron heridas en el ataque terrorista contra una mezquita frecuentada por sufíes en el norte del Sinaí, en el noreste de Egipto, según un último balance de la Fiscalía General egipcia.

Según informaron las fuerzas de seguridad, los atacantes colocaron varios explosivos alrededor de la mezquita de Al Rawdah, en Bir al Abed, a unos 40 kilómetros al oeste de la ciudad de Al Arish, y los detonaron cuando la gente salía del rezo del viernes. Después, abrieron fuego contra quienes escapaban.

Situación del atentado en Egipto. Situación del atentado en Egipto.

Situación del atentado en Egipto. / Dpto. Infografía

El diario privado Al Masry al Youm informó de que más de 20 hombres enmascarados participaron en el ataque con rifles automáticos, muchos de los cuales fueron abatidos después por las fuerzas de seguridad, aunque esa información no fue confirmada oficialmente por el momento.

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, convocó una reunión de crisis y prometió una "dura" respuesta. "Responderemos a este acto con dureza contra los terroristas", dijo en un discurso televisado. "Las Fuerzas Armadas y la Policía tomarán represalias por nuestros mártires con todas sus fuerzas", aseguró.

"Egipto afronta el terrorismo solo, en nombre de la región y de todo el mundo", afirmó en árabe clásico el mandatario, quien añadió que "éste es un intento para frenar nuestros esfuerzos de la lucha antiterrorista". Según la televisión oficial, Al Sisi ha ordenado el pago de 200.000 libras egipcias (unos 9.475 euros) a las familias de las víctimas mortales, mientras que 50.000 libras (unos 2.370 euros) irán para las familias de los heridos.

El Estado egipcio declaró tres días de luto por las víctimas del ataque, el más cruento en la historia del país. Las fuerzas de seguridad están buscando a los atacantes en los alrededores de la mezquita.

Imágenes difundidas tras el atentado mostraban decenas de cadáveres cubiertos de sangre dentro de la mezquita, cubiertos en parte con mantas. Las alfombras verdes del suelo de la mezquita aparecían cubiertas de manchas de sangre.

Ningún grupo asumió ha asumido hasta ahora la autoría del atentado, pero se le atribuye a Estado Islámico (EI) porque, según la fiscalía, izaron su bandera. Además, la milicia terrorista considera infieles a los sufíes y en 2016 publicó imágenes que mostraban supuestamente la ejecución de un clérigo sufí de 100 años acusado de brujería.

Una filial del Daesh se atribuyó en el pasado atentados contra las fuerzas de seguridad y la minoría católica copta en Egipto. Los extremistas, sin embargo, también habían atacado previamente en Sheij Zuwayed, en el norte del Sinaí.

El ataque desató la condena internacional. "El mundo no puede tolerar el terrorismo, debemos vencerlos militarmente (a los terroristas) y desacreditar la ideología extremista en la que se basa toda su existencia", escribió el presidente estadounidense, Donald Trump, en Twitter. "Terribles y cobardes ataques terroristas contra fieles inocentes e indefensos", añadió.

El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, condenó el ataque como un acto de "barbarie", mientras la primera ministra británica, Theresa May, lo describió como un acto "malvado y cobarde".

La canciller alemana, Angela Merkel, envió un telegrama de condolencias a las familias de las víctimas y manifestó su condena por el "vil ataque". Turquía, Italia o Kuwait también expresaron su rechazo. Egipto lleva tiempo combatiendo a la insurgencia en el norte del Sinaí, donde los extremistas atacan sobre todo al Ejército y a la Policía desde el derrocamiento del presidente islamista Mohamed Mursi en 2013. El ataque de ayer muestra que, pese a todos los esfuerzos y redadas, las fuerzas de seguridad egipcias siguen sin controlar la situación en la región, que antes era una popular zona de vacaciones. Ahora, gran partes de la región son zonas militares de acceso vedado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios