La llama olímpica llega a la plaza de Tiananmen

  • La antorcha olímpica llegó entre fuertes medidas de seguridad por miedo a protestas pro Tíbet

La llama que presidirá los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 llegó el lunes a la plaza de Tiananmen, donde fue recibida por los principales líderes del Gobierno chino y miles de personas, entre fuertes medidas de seguridad.

Tres jóvenes portadores llegaron con el fuego sagrado de Olimpia al centro de la plaza, donde se había preparado una reproducción del altar sagrado del Templo del Cielo, en el que los emperadores hacían en la antigüedad ofrendas a los dioses.

Más de 4.000 artistas entre bailarines, equilibristas y luchadores de kung fu participaron en la fiesta, celebrada en una plaza de Tiananmen cerrada a cal y canto desde la noche del domingo, y adornada con banderas chinas y olímpicas, además de globos con los lemas olímpicos.

El presidente chino, Hu Jintao, el vicepresidente Xi Jinping, el presidente del Comité Organizador (Liu Qi) y el alcalde de Pekín, Guo Jinlong, figuraban entre los invitados destacados de la ceremonia, a la que asistieron también 600 periodistas de todo el mundo y 1.500 personalidades diplomáticas y de otros sectores sociales.

Tras sonar el himno chino y el olímpico, Liu pronunció un discurso en el que señaló que "el Comité Organizador continuará trabajando en pos de albergar unos JJOO de alto nivel".

Más tarde, el presidente del Comité de Coordinación del COI para los Juegos de Pekín, Hein Verbruggen, destacó la importancia y simbolismo de la llama olímpica, "que no sólo anuncia la llegada de los Juegos, sino que también extiende un mensaje de paz al mundo".

También intervino el vicepresidente Xi, en uno de sus primeros discursos públicos tras su nombramiento hace dos semanas, destacando que China "mostrará al mundo el compromiso de su gente en dar la bienvenida a los JJOO y participar en ellos".

"Esperamos que la gente trabaje con nosotros para compartir la pasión olímpica y un futuro armonioso y mejor", añadió el vicepresidente, uno de los principales candidatos a ser el máximo líder del país dentro de unos años, cuando se retire Hu Jintao.

A continuación, Hu Jintao pasó la antorcha olímpica al atleta chino Liu Xiang, plusmarquista mundial de 110 metros vallas y campeón olímpico, con lo que comenzó oficialmente los relevos que llevarán la llama a un periplo de varios meses por todo el mundo.

La antorcha visitará una veintena de países en los cinco continentes en lo que será el relevo más largo de la historia olímpica (137.000 kilómetros y 130 días de duración).

La llama olímpica pasará por países como Argentina, Corea del Norte y también podría ascender la montaña más alta del mundo, el Everest (8.848 metros), si se dan las condiciones meteorológicas adecuadas.

El primer destino de la antorcha tras su paso por China será Almaty, la capital de Kazajistán (a donde llegará mañana, 1 de abril), y más tarde Estambul, San Petersburgo, Londres, París, San Francisco y Buenos Aires, entre otras ciudades.

Cabe destacar el hecho de que Liu Xiang había expresado su deseo de no participar en el "relevo nacional" que dentro de unas semanas hará la antorcha por más de un centenar de ciudades chinas y una vez finalizado su periplo internacional.

Liu, uno de los deportistas más destacados de la actualidad, alegó que no tenía tiempo para ello, pues debía concentrarse en su preparación para los Juegos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios