Los incidentes en el Tíbet dejan al menos 135 muertos, 1.000 heridos y 400 detenidos

  • "Las informaciones son difíciles de obtener, pero tenemos fuentes fiables, personas que nos llaman al riesgo de perder su vida: hasta ayer, tenemos 135 muertos confirmados", declaró el presidente del parlamento tibetano en el exilio

La represión china de los incidentes en Tíbet dejó por lo menos 135 muertos y 1.000 heridos, además de 400 detenidos, desde el 10 de marzo, afirmó el miércoles el presidente del parlamento tibetano en el exilio, Karma Chophel.

"Las informaciones del Tíbet son difíciles de obtener, pero tenemos fuentes confiables, personas que nos llaman al riesgo de perder su vida: hasta ayer (martes), tenemos 135 muertos confirmados", declaró Chophel durante una conferencia de prensa en el Europarlamento en Bruselas.

"Cerca de 400 personas fueron detenidas y más de mil resultaron heridas", agregó, hablando también de "muchos otros" muertos no confirmados.

"Pensamos que el número de muertos, heridos y detenidos podría ser diez veces más importante que las informaciones confirmadas", subrayó Karma Chophel.

Los cancilleres de la Unión Europea debatirán sobre la situación en el Tíbet durante su reunión informal de jueves y viernes en Eslovenia, indicó de su lado el miércoles el ministro esloveno de Relaciones Exteriores, Dimitrij Rupel, cuyo país ejerce la presidencia del bloque.

"Espero discusiones, probablemente no mucho. Diremos o escribiremos algo. Creo que aquellos que han propuesto la discusión (sobre Tíbet) están preparando un borrador", dijo Rupel, al referirse al encuentro de dos días en el que no se toman medidas oficiales.

"La discusión será durante el almuerzo. Supongo que puede decirse mucho sobre el Tíbet: ha habido víctimas, ataques contra embajadas chinas y mucho más. Deseamos que las autoridades de China y los representantes del Tíbet puedan alcanzar un acuerdo, una reconciliación", agregó.

China reaccionó el miércoles a las presiones internacionales que llegaron a barajar un boicot de las ceremonias oficiales de los Juegos Olímpicos de Pekín a causa de la represión en Tíbet y acusó a Occidente de deformar la realidad de esa región.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, criticado inicialmente por esas organizaciones a causa de su pasividad frente a la situación en Tíbet, tomó el martes la delantera y evocó abiertamente la posibilidad de boicotear la ceremonia de apertura de los Juegos, el 8 de agosto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios