Las esquirlas de la invasión

  • Unos dos millones y medio de iraquíes han abandonado el país desde el inicio de la guerra y se calcula que otro millón y medio se han desplazado dentro del propio Iraq

"Este éxodo ha sido el mayor movimiento de población que hemos visto en Oriente desde el desplazamiento de los palestinos en 1948", asegura una portavoz del Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas (Acnur), María Jesús Vega. "Hablamos de que uno de cada ocho iraquíes se encuentra desplazado", agrega en su intento de explicar la magnitud del drama humano tras la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003.

Se estima que desde hace cinco años entre 2.020.000 y 2.487.000 personas han abandonado ese país árabe. Las cifras que maneja el Acnur sirven para entender una dimensión de este éxodo, pero no todos los ángulos de esta tragedia.

"La decisión mía y de mi familia fue tomada hace un año y medio, en octubre de 2006. Un año antes de esa fecha yo fui detenido en las cárceles del ministerio del Interior. Mi hermano gemelo permaneció detenido durante un año", cuenta Yaroub desde Damasco. "Vivíamos en un ambiente de violencia, amenazas constantes y matanzas", añade para justificar su exilio.

A las historias de los que cruzaron la frontera se suman las de los desplazados internos, un problema en Iraq cuyo origen es anterior a la caída de Sadam Husein.

Según el Acnur, antes de aquel marzo de 2003 había 1.022.000 iraquíes que se habían visto forzados a abandonar su lugar de origen por otros destinos dentro de Iraq. Después de la invasión, 1.234.000 se agregaron a esta categoría.

Como Yaroub, la mayor cantidad de iraquíes partió hacia Siria, donde viven cerca de millón y medio de refugiados. Este país estableció a fines de 2007 un sistema de ingreso más restrictivo que hizo descender el número de entradas por día de 2.000 a 100 iraquíes.

"Ellos comparten nuestros bienes y los subsidios oficiales a los productos básicos como el pan o la gasolina. Ellos son una carga para la economía siria, pero nosotros les dimos la bienvenida y no hemos recibido hasta hoy ninguna compensación", dice George Jabbour, ex asesor del presidente sirio Hafez al Assad.

La funcionaria de Naciones Unidas reconoce que "la ayuda no es toda la que se necesita, la presión sobre estos países es muy fuerte porque sus recursos son limitados y es cierto que los refugiados han colapsado los servicios básicos, teniendo en cuenta que muchos de ellos no pueden acceder a sistemas de salud o educación", agrega Vega.

Una de las prioridades del Acnur ha sido el establecimiento de programas de escolarización, pero debido al altísimo índice de desempleo, muchos jóvenes iraquíes no pueden estudiar porque deben trabajar en Siria para ayudar a sus familias. En otros casos como el de Yaroub, que los niños estudien es el mayor beneficio para la familia. "Nosotros tenemos hijos en el colegio y eso es como un enchufe que nos ayuda mucho para registrarnos aquí como refugiados legales".

El descenso en los niveles de violencia en algunas áreas de Iraq, especialmente en Bagdad, ha permitido que varios refugiados empiecen a regresar a su país, entre ellos la madre y la hermana de Yaroub. Pero la opinión no es generalizada. Ambas le han dicho que se quede en Damasco.

"Ha habido algunas mejoras, aun así no podemos decir realmente que la situación en el país o en Bagdad sea conducente a promover ningún tipo de retorno", dice la portavoz de Acnur. "Realmente, la población todavía vive una situación de miedo e inseguridad muy fuerte en casi todo el territorio, a excepción de algunas provincias del norte, y continúa dependiendo de la ayuda humanitaria", añade.

"La mayoría quiere regresar pero muchos son pesimistas", dice Yaroub y cuenta un comentario de humor negro que circula estos días por las calles de Damasco. "La ONU siempre distribuye comida y otras cosas necesarias para la comunidad iraquí pero ahora van a distribuir también colchones. Entonces pensamos que ni la ONU tiene esperanzas de que alguna vez vayamos a volver a casa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios