Se agrava el desabastecimiento de alimentos en Argentina mientras prosigue la huelga en el campo

  • El Gobierno anuncia que no dará marcha atrás a la subida de impuestos pese a las nuevas 'caceroladas'

Comentarios 3

El Gobierno y las entidades agropecuarias se mantienen firmes en sus posturas al comenzar en Argentina la decimoquinta jornada de huelga del campo, mientras se profundiza la escasez de alimentos y los problemas para circular por carreteras bloqueadas por manifestantes.

A pesar de las insistentes llamadas al diálogo, el Ejecutivo salió a desmentir que esté gestionando una tregua con el sector rural, que protesta contra el alza de impuestos a las exportaciones de productos agropecuarios.

Por su parte, las cuatro organizaciones de productores del campo, que mantienen el paro "por tiempo indeterminado", tienen previsto reunirse en las próximas horas para analizar la situación y definir si la medida de fuerza continúa o no.

Ante la extensión de la protesta, que comenzó el 13 de marzo último y es acompañada con cortes de rutas, en Buenos Aires y las provincias más pobladas se profundiza la escasez de productos lácteos, cárnicos, frutas y verduras.

En tanto, las asociaciones de consumidores denunciaron que a raíz del desabastecimiento se han registrado aumentos de hasta el 30 por ciento en los precios de algunos productos.

El Gobierno ordenó a las Fuerzas Armadas que faenen los vacunos que poseen debido a que desde que comenzó la huelga del campo apenas ingresaron 2.300 cabezas de ganado al mayor mercado de hacienda del país, que normalmente recibe esa cantidad de animales a diario.

Mientras, los más de cien bloqueos de carreteras que mantienen los productores rurales en el interior del país ha obligado a las empresas de ómnibus a suspender unos 600 servicios.

En dos de esas concentraciones hoy se han registrado incidentes entre camioneros que pretendían circular por las rutas con vehículos cargados de alimentos y manifestantes que les impidieron el paso pero dejaron avanzar a automóviles y autocares.

Anoche también hubo disturbios y peleas entre vecinos de Buenos Aires que realizaron un "cacerolazo" en apoyo al campo y grupos de manifestantes afines al Gobierno, algo que ya había ocurrido el martes.

El Gobierno ha señalado en reiteradas ocasiones que no está dispuesto a negociar hasta que las entidades agropecuarias levanten la huelga, lo que no ha hecho más que radicalizar la postura del sector rural.

"Nosotros estamos dispuestos a dialogar en serio", dijo hoy Pedro Apaulaza, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa, una de las organizaciones convocantes de la protesta.

Pero pocos minutos después el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, el oficialista Daniel Scioli, desmintieron que ambos estén gestionando una tregua con los sectores rurales.

La presidenta del país, Cristina Fernández, será la única oradora de un acto de "desagravio" al Gobierno frente a la protesta del campo previsto para esta tarde y organizado por su marido y antecesor en el cargo, Néstor Kirchner, en Buenos Aires.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios