Los conservadores critican el "error" de Merkel de ceder Finanzas al SPD

  • Los mil delegados de la CDU deben votar el acuerdo de Gobierno alcanzado el miércoles

Las grandes concesiones realizadas por la canciller Angela Merkel al Partido Socialdemócrata (SPD) en pos de asegurar la reedición de la gran coalición desató ayer el descontento en el seno del bloque conservador.

"¡Puf! Al menos tenemos aún la Cancillería", tuiteó el abogado de la Unión Cristianodemócrata (CDU) Olav Gutting después de que el SPD se quedara con las importantes carteras de Finanzas, Exteriores, Justicia, Familia y Trabajo y Asuntos Sociales, a pesar de ser el socio menor del futuro Gobierno de coalición.

El diseño del Gabinete, como se ha hecho ahora, es un error político"

Mientras, la CDU de Merkel, que en los comicios de septiembre fue con gran diferencia la fuerza más votada, se conforma con los ministerios de Defensa, Economía y Energía, Sanidad, Educación y Agricultura, y se despide además del Ministerio del Interior, que va a parar a manos de su partido hermanado de Baviera, la Unión Cristianosocial (CSU).

Desde el ala empresarial de los conservadores criticaron duramente la concesión del todopoderoso Ministerio de Finanzas al SPD, que en las últimas dos legislaturas controló la CDU.

"El hecho de que la cartera de Finanzas esté en manos del SPD hace prever un final de la sólida política presupuestaria", declaró Werner M. Bahlsen, presidente del consejo económico de la CDU.

El malestar se hará patente con toda probabilidad en el congreso del partido el 26 de febrero, donde los mil delegados de la CDU están llamados a votar el acuerdo alcanzado el miércoles. Ese día, se convertirá también en el mayor test de la autoridad política de Merkel después de más de 12 años como líder de Alemania.

"El diseño del Gabinete, como se ha hecho ahora, es un error político", declaró ayer otro abogado de la CDU, Christian von Stetten, en la televisión pública ARD.

El líder de la CSU, Horst Seehofer, calificó el contrato de coalición como algo bueno. "Hemos previsto muchas cosas buenas. Ése es el principal objetivo", comentó.

Sin embargo, el futuro ministro de Interior indicó que el SPD "insistió mucho en que quería esos tres ministerios (que finalmente obtuvo) o si no, no se podría unir al Gobierno". Reconoció que las negociaciones estuvieron a punto de fracasar la última noche y que la pregunta de "continuamos o no" sobrevoló la sala de reuniones, pero primó "la responsabilidad con respecto a la democracia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios