El ataque contra un colegio judío en Toulouse conmociona a Francia

  • Tres niños y el padre de dos de ellos mueren en un tiroteo a las puertas del centro, realizado al parecer por la misma persona que la semana pasada mató a tres militares · La campaña electoral se paraliza

El ataque perpetrado ayer en un colegio judío de Toulouse (sur de Francia), en el que murieron tres niños y el padre de dos de ellos, conmocionó al país y empañó la campaña electoral el mismo día en que se anunció el nombre de los candidatos que concurrirán a la primera vuelta de los comicios presidenciales.

El suceso tuvo lugar poco antes de las 08:00, cuando una persona que había llegado en moto al colegio Ozar Hatorah, según el fiscal Michel Valet, abrió fuego "contra todo lo que tenía por delante", niños y adultos indistintamente, y luego se dio a la fuga.

Posteriormente se supo que una de las dos armas utilizadas por el asesino, de calibre 11,43, era la misma que mató el día 11 a un militar, también en Toulouse, y cuatro días después a otros dos en la vecina ciudad de Montauban, en condiciones similares, por un motorista que tampoco se quitó el casco para disparar.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció que se ha decidido elevar al máximo el nivel del plan antiterrorista en la región de Toulouse. El jefe del Estado indicó que se han desplegado "absolutamente todos los medios disponibles" para capturar a la persona responsable, cuyo "acto odioso no puede quedar impune".

La Fiscalía de París, haciendo valer sus competencias en materia antiterrorista, se ha hecho cargo de la investigación por asesinato y tentativa de asesinato de esos tres hechos, entre los que se sospecha que hay una vinculación.

Sarkozy, que en una primera intervención aludió a "la similitud" del modus operandi desde el colegio Ozar Hatorah al que se desplazó a última hora de la mañana, dijo después desde el Palacio del Elíseo que "una misma persona" había cometido estos asesinatos.

Instó, asimismo, a "no ceder ante el terror" y aseguró que se hará todo lo posible por encontrar y presentar ante la Justicia al autor.

Al lugar del drama también acudieron el ministro del Interior, Claude Guéant, y el candidato socialista a las presidenciales, François Hollande, quien anuló todos sus actos de campaña de ayer y aseguró que "toda Francia" ha sido atacada en el tiroteo perpetrado.

Hollande calificó de "antisemita" este "horrible y enorme drama" y puntualizó que no es tanto "una escuela judía, sino toda Francia la que ha sido atacada", por lo que pidió "una respuesta común y firme de toda la república" para dar con "un asesino" lo antes posible.

Para honrar la memoria de las víctimas -un profesor de la escuela y dos de sus hijos, así como la hija del director- se guardará hoy a las 11:00 un minuto de silencio en todos centros escolares del país y también de Mónaco.

Ayer, el gran rabino de Francia, Gilles Bernheim, ofició en Toulouse un acto religioso y en París Sarkozy, Hollande y otras personalidades rindieron homenaje a las víctimas en la Sinagoga de Notre Dame de Nazareth, antes de una marcha silenciosa que recorrió el centro de la ciudad.

Los centros de culto han elevado las medidas de seguridad y los militares "han recibido consignas de prudencia", dijo Sarkozy, quien anunció que los colegios de confesión judía y musulmana serán objeto de una vigilancia especial.

El presidente del Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia (CRIF), Richard Pasquier, señaló que el asesino puede que se dirigiera a esa escuela "como podría haber escogido cualquier otra", pero indicó "no poder evitar pensar que el hecho de que se trate de niños judíos ha jugado un papel en su elección".

El ataque, calificado por el presidente de "tragedia nacional", fue perpetrado el mismo día en que el Consejo Constitucional francés proclamó oficialmente el nombre de los candidatos que podrán concurrir a la primera vuelta de las presidenciales, el 22 de abril.

Una de sus principales postulantes, la ultraderechista Marine le Pen, solicitó ayer a France 2 que cancelara el debate que tenía programado para anoche.

Mientras que Sarkozy, que suspendió su campaña electoral "al menos hasta el miércoles", mantuvo su aparición en el canal público France 3, Hollande anuló su participación en el programa Grand Journal de Canal+.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios