Violentos combates entre el Ejército iraquí y la milicia radical chií en Basora

  • Los enfrentamientos, los más duros en los últimos meses, causan al menos 30 muertos · El Ejército de Al Mahdi culpa al Gobierno del primer ministro Al Maliki del "derramamiento de sangre en la ciudad"

Los combates de ayer entre la milicia del Ejército de Al Mahdi, del clérigo chií Muqtada al Sadr, y el Ejército iraquí en Basora, los más duros en los últimos meses, causaron al menos 30 muertos y muestran que el sur de Iraq está aún lejos de la estabilidad.

La ofensiva, iniciada a última hora del lunes, ordenada por el Gobierno del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, contra los seguidores de Al Sadr derivó en una escalada de la violencia en Basora, que culminó con las amenazas del Ejército de Al Mahdi de que incendiarán pozos petrolíferos si no se detiene la campaña.

Al Maliki ordenó el ataque tras presidir una reunión con responsables militares y policiales, en la que no estuvo el gobernador de la localidad, al parecer en desacuerdo con el primer ministro.

"El Gobierno está resuelto a restablecer la seguridad y la estabilidad en la ciudad y a imponer la ley frente a la presión contra su seguridad", explicó Al Maliki en un comunicado leído en la televisión estatal iraquí.

Por su parte, el Ejército de Al Mahdi no tardó en responder: "aunque los pozos petrolíferos son propiedad del pueblo iraquí, y será una decisión difícil incendiarlos, estamos estudiando esta opción si el Gobierno continúa con su campaña injustificada", dijo el jeque Hariz Azari, representante de Muqtada en el ciudad.

Por su parte, Muqtada al Sadr pidió una resolución pacífica del conflicto mediante el diálogo, aunque culpó al Ejecutivo del "derramamiento de sangre en la ciudad". "Tras las violaciones que han perpetrado las fuerzas de ocupación (de la coalición, encabezada por EEUU) desde que entraron en nuestro país, el Gobierno ha llegado a completar el escenario de sangre y marginación", se quejó el clérigo.

Mientras, la violencia asolaba las calles de la ciudad, la segunda mayor de Iraq con más de un millón y medio de habitantes, donde los combates causaron al menos 30 muertos y 65 heridos, según fuentes del Ministerio de Interior.

"Se han desencadenado fuertes enfrentamientos en el centro de Basora desde la pasada medianoche entre unidades del Ejército y las fuerzas de seguridad y la milicia Ejército de Al Mahdi", señaló una testigo presencial en una conversación telefónica. Según ésta, los combatientes están empleando todo tipo de armas, como lanzamorteros y tanques ligeros.

Asimismo, indicó que un gran número de soldados, respaldados por helicópteros de combate, rodearon el distrito de Al Tamima, en pleno centro de la ciudad y bastión de los seguidores de Muqtada, donde se enfrentaron a los milicianos en un intento de hacerse con el control de la zona.

Los combates son los más graves registrados en Basora desde que las tropas británicas cedieran el control de la seguridad al Ejército iraquí el otoño pasado.

En los últimos meses, Basora se ha convertido en una ciudad sin ley después de que las tres principales milicias rivales chiíes, el Ejército de Al Mahdi, las Brigadas Badr, del clérigo Abdelaziz al Hakim, y Fadhila o Partido de la Virtud, se hicieran dueñas de facto e impusieran sus propias normas.

Por su situación, Basora es un punto vital porque es la única salida del país a las aguas del Golfo Pérsico, mientras que sus puertos -el de Basora y el de Amiya- son los principales centros para la exportación de crudo. Además, la mayoría de los yacimientos de petróleo iraquíes se sitúan en la provincia de Basora, desde donde se exporta el 90 por ciento de crudo.

Por otro lado, militantes del Ejército de Al Mahdi también se enfrentaron ayer a tropas estadounidenses e iraquíes en el barrio de Sadr City, en el norte de Bagdad, según fuentes de seguridad iraquíes y testigos, aunque se desconocía el balance de muertos o heridos.

Varios testigos indicaron que el barrio, bastión de la milicia del clérigo radical, estaba rodeado por las tropas estadounidenses e iraquíes, y que los milicianos armados estaban movilizados en la zona, donde se escucharon explosiones y disparos de armas automáticas mientras los helicópteros estadounidenses sobrevolaban el lugar de los enfrentamientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios