Uribe tienta a las FARC con excarcelar a guerrilleros si liberan a Betancourt

  • El presidente de Colombia firma un decreto por el que sería posible el canje de rehenes por rebeldes · Además, crea un fondo de 100 millones de dólares para recompensar a quienes entreguen a cautivos

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, instó ayer a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a liberar a sus secuestrados, entre ellos a la enferma ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, y recordó que existe "un fondo de 100 millones de dólares para aquellos integrantes de la guerrilla que la abandonen y liberen secuestrados".

Las peticiones por la puesta en libertad de Ingrid Betancourt y los demás secuestrados por las FARC se incrementaron ayer en Colombia con los temores por la delicada salud de la colombo-francesa y de otros rehenes.

El presidente, Álvaro Uribe, que el jueves autorizó la excarcelación de guerrilleros a cambio de secuestrados, pidió de nuevo a las FARC que liberen a 40 personas que retienen como "canjeables".

Uribe apeló a "los que tienen a Íngrid Betancourt y a los otros secuestrados a que los liberen, a que le hagan esa gran contribución al país, a que atiendan ese clamor del corazón de los colombianos".

El Defensor del Pueblo, Vólmar Pérez, señaló ayer que el estado de salud de Betancourt es "muy, muy delicado".

Añadió que su despacho tiene conocimiento de que "fue atendida en febrero pasado en algunos puestos de salud" del selvático departamento del Guaviare.

Ayer, un sacerdote de un caserío de la zona, Manuel Mancera, dijo que entre 200 y 300 guerrilleros de las FARC llevaron en febrero a Betancourt a un puesto de salud de la pequeña localidad de El Capricho, en esa selvática región del Guaviare, y "acordonaron el puesto" para que recibiese atención médica.

Pérez reveló también que la salud del ex parlamentario Óscar Tulio Lizcano, rehén desde 2001, es muy grave.

El 7 de diciembre pasado, Uribe había anunciado que si los rebeldes se desmovilizan y entregan a los cautivos, recibirán recompensas, para lo que creó un fondo de 100 millones de dólares, y que además podrían reintegrarse a la vida civil.

La decisión de excarcelar a guerrilleros figura en un decreto que el gobernante firmó este jueves y que, según el alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, se constituye en "un mecanismo expedito e inmediato para el acuerdo humanitario".

Según ese decreto, "sólo basta" que las FARC liberen a la colombo-francesa, a las otras 39 personas que mantienen en condición de canjeables o los demás secuestradas, más de 700, para que "un número singular o plural" de rebeldes presos sean excarcelados.

Fuentes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) señalaron que mantienen canales de comunicación con esa guerrilla y con el Gobierno y que aguardan a recibir autorización para acudir con asistencia medica para atender a los secuestrados enfermos.

"Quisiera hacer un llamado a Joaquín Gómez (...) que tenga en este momento esa amabilidad y con Ingrid y con todos los colombianos, que sea una decisión inmediata en términos de liberarla, a ella y a todos los secuestrados", dijo el presidente de la Conferencia Episcopal colombiana, Luis Augusto Castro.

El clérigo se refería a Milton de Jesús Toncel, alias Joaquín Gómez, designado como portavoz internacional de las FARC tras la muerte de Raúl Reyes, número dos de la guerrilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios