La UE suaviza su postura ante Israel y aboga por una Jerusalén capital de dos estados

  • Los ministros de Exteriores recuerdan que únicamente reconocen las fronteras de 1967

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea defendieron ayer que Jerusalén sea la "capital futura de dos estados" e insistieron en que no reconocerán cambios de fronteras en la región llevados a cabo después de 1967.

El Consejo de Ministros comunitario logró un acuerdo sobre un documentos de conclusiones en el que se resalta que el estatus de Jerusalén es clave para lograr una paz duradera y debe ser acordado por medio de negociaciones entre israelíes y palestinos. Tras una larga discusión, los Veintisiete eliminaron del borrador la mención a Jerusalén Este como capital de un futuro Estado palestino.

Sin embargo, el Consejo de la UE mantuvo la mayoría de los puntos en disputa, entre los que recalcó su "profunda preocupación" por la situación en Jerusalén Este y recordó que "nunca ha reconocido la anexión" de esa parte de la ciudad por Israel.

La UE también pide al Gobierno israelí que cese "todo tratamiento discriminatorio" a los palestinos de Jerusalén Este, y recalca que para que haya una paz duradera hay que hallar una vía negociada "para resolver el estatus de Jerusalén como futura capital de dos estados". Además, se mantiene la disposición de la Unión Europea a reconocer "cuando sea adecuado" la independencia de un Estado palestino

También se afirma que los asentamientos israelíes, el muro de separación en territorio ocupado por Israel, la demolición de hogares palestinos y el deshaucio de familias palestinas "son ilegales" según el derecho internacional, son un obstáculo para la paz y "amenazan" con hacer imposible la solución de dos estados, única que consideran viable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios