La UE pone en marcha la Asociación Oriental con seis repúblicas ex soviéticas

  • La Presidencia checa de turno presenta el acuerdo, que incluye a Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Georgia, Armenia y Azerbaiyán, como "una esfera de estabilidad al este de la Unión"

La cumbre para poner en marcha la denominada Asociación Oriental con seis antiguas repúblicas soviéticas comenzó ayer en Praga con notables ausencias entre los jefes de Gobierno o Estado de la Unión Europea.

De los principales países de la UE, sólo Alemania, por medio de su canciller federal, Angela Merkel, estuvo representada en la reunión por su jefe de Gobierno, mientras que el Reino Unido, Francia, Italia y España lo estuvieron por sus ministros de Exteriores.

Merkel aseguró a su llegada a la cumbre que, "al igual que cooperamos con los países del Mediterráneo, también es necesario desarrollar una cooperación con el Este".

"Una esfera de estabilidad al este de la UE" ha sido la forma con la que el saliente primer ministro Checo, Mirek Topolanek, presidente de turno del Consejo de la UE, ha presentado la asociación a los socios comunitarios.

La cumbre, convocada por la Presidencia checa para que Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Georgia, Armenia y Azerbaiyán se sumen a la iniciativa, buscaba mostrar a esos países que la UE tiene un interés crucial en esa región.

La UE ve esa región como la más próxima a sus fronteras junto a los Balcanes, y esos seis países -que tienen al lado al poderoso vecino ruso- afrontan momentos complicados de su política doméstica (como el motín militar del martes en Georgia) y están gravemente afectados por la crisis económica mundial.

"Es en el interés común de Europa tener estabilidad en su frontera oriental", afirmó ayer antes de la cumbre el viceprimer ministro del Gobierno y responsable Asuntos Europeos, Alexander Vondra, quien indicó que la Asociación Oriental "no es un sustituto de la ampliación, aunque esas naciones no están listas para la integración", sino que surge "por la necesidad de llenar un vacío para la cooperación mutua".

La cita también se celebró con los reparos de Moscú, que acusa a la UE de querer crear una "esfera de influencia" en la región ex soviética, algo que niegan insistentemente los comunitarios.

La representación de las seis naciones de la Asociación Oriental fue al máximo nivel, excepto Bielorrusia y Moldavia, los países con más déficit democrático de Europa.

La Asociación Oriental, aprobada en marzo por la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la UE, funcionará a través de la puesta en marcha de proyectos conjuntos. Éstos -en sectores como energía o infraestructuras- buscan fomentar la cooperación entre los seis países, además de abrir la puerta a la participación de terceros, en una clara alusión a Rusia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios