Tailandia quiere juzgar a Bout por intentar una venta de armas a las FARC

  • Bout, cuya extradición reclaman las autoridades judiciales de Estados Unidos, será investigado por la Policía tailandesa para averiguar si negoció operaciones de tráfico de armas en el país asiático

El traficante de origen ruso Viktor Bout, detenido en Bangkok por intentar suministrar armas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), será juzgado en Tailandia, donde la Policía busca a su socio Andrew Smulian

Bout, cuya extradición reclaman las autoridades judiciales de Estados Unidos, será investigado por la Policía tailandesa para averiguar si negoció operaciones de tráfico de armas en el país asiático.

"Tiene que ser juzgado en Tailandia antes de ser extraditado", dijo el general Adisorn Nonsri, jefe de la Oficina Central de Investigación de la Policía tailandesa.

El "mercader de la muerte", como así llamaron a Bout en los círculos en los que se movía, fue apresado el pasado jueves en el lujoso hotel Sofitel de Bangkok, unas horas después de su llegada a la capital tailandesa en un vuelo de Aeroflot procedente de Moscú.

La Policía tailandesa, alertada por agentes de la Agencia Antidroga Estadounidense (DEA), estaba tras la pista de Bout desde que el pasado enero se detectó su presencia en Bangkok, ciudad a la que viajó con cierta frecuencia durante el último año.

Bout, con rostro serio y esposado, fue presentado a la prensa por el jefe para Asia Oriental de la Agencia Antidroga Estadounidense (DEA), Thomas Pasquarello, quien con cierta sorna dijo que "por eso le llaman el mercader de la muerte o el señor de la guerra".

Según policías que participan en la investigación, Bout se ha negado a responder a las preguntas que se le han hecho durante los primeros interrogatorios a los que ha sido sometido, aunque poco después de que fuera detenido, comentó que "el juego ha terminado".

Además de Bout, en la misma operación policial fueron detenidas otras seis personas, cuatro de nacionalidad rusa y otra británica, con la que mantenía una reunión de "negocios" en el restaurante del piso 27 del hotel en el que se alojaba.

Fuentes policiales tailandesas, indicaron que los otros seis detenidos fueron puestos en libertad después se ser sometidos a interrogatorio durante la pasada noche y "no encontrar pruebas" de que llevaran a cabo actividades delictivas.

El Departamento de Justicia de EEUU, en un comunicado emitido el jueves en Nueva York, indicó que Bout y su socio Andrew Smulian, "conspiraban para vender armas valoradas en millones de dólares a las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC)".

La detención de Bout se produjo después de que el pasado sábado el Ejército colombiano llevase a cabo una ofensiva contra las FARC en suelo ecuatoriano, que ha desatado una profunda crisis diplomática entre los gobiernos de Bogotá, Quito, Caracas a la que se ha sumado Managua.

El jefe de la División Especial contra la Delincuencia Organizada, general Pongpat Chayaphan, señaló que la detención de Bout se hizo a requerimiento de la DEA.

"Estados Unidos iba tras este hombre desde hace al menos una década", aseguró el general Nonsri.

Tailandia, país considerado por parte de los cuerpos de seguridad occidentales, uno de los centros de Asia de trafico de armas y de distribución de documentos falsos, ha agilizado en otras ocasiones anteriores las solicitudes de extradición hechas por Estados Unidos.

"Tenemos las ordenes de captura y vamos a intentar extraditarle", apuntó el jefe regional de la DEA.

El general Nonsri indicó que, de momento, Tailandia no ha recibido una petición de extradición por parte de Rusia, y destacó cualquier negociación para extraditar a Bout a un país un otro, dependerá de las acusaciones que decida presentar la justicia tailandesa contra el detenido.

"Si el fiscal general decide que no existen suficientes pruebas para juzgarle en Tailandia, entonces no será llevado ante la justicia, y la DEA podrá llevarse a Viktor Bout a Estados Unidos" añadió el general tailandés.

Entretanto, las fuerzas de seguridad llevaban a cabo una amplia operación para capturar al también traficante de armas Smulian, buscado por los mismos motivos por las autoridades estadounidenses.

El jefe del departamento de Investigación de la Policía tailandesa, teniente coronel Nondhawat Amaranonda, señaló que es probable que Smulian continúe en Tailandia.

Según el Departamento de Justicia de EEUU, Bout y Smulian acordaron entre noviembre de 2007 y febrero de este ano, vender a las FARC misiles diversas armas, entre estas misiles tierra-aire (SAM) y lanzacohetes".

Fuentes de un servicio occidental de Inteligencia activo en Tailandia, señalaron que el mercado negro de armas de Asia se aprovisiona en la actualidad del armamento que almacena la Junta Militar de Birmania (Myanmar), y que adquiere con regularidad a China.

Bout vio truncada su carrera en la KGB tras el colapso de la Unión Soviética y se dedicó a vender armas a naciones con problemas, como Sierra Leona, Angola, la República Democrática del Congo.

Un informe de Amnistía Internacional de 2005 le implica en venta de armas en Bulgaria, Eslovaquia, Ucrania y otras naciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios