Sarkozy asume toda la responsabilidad policial de la muerte de Mohamed Merah

  • El presidente francés asegura que "no permitirá que nadie ponga en cuestión el honor de los que han puesto fin a la trayectoria sangrienta de un monstruo".

Comentarios 9

El presidente francés y candidato a la reelección, Nicolas Sarkozy, defendió la actuación de la policía en la operación que acabó con el asesino de Toulouse y aseguró que no permitirá que los agentes sean criticados. "No permitiré que nadie ponga en cuestión el honor de los que han puesto fin, arriesgando su vida, a la trayectoria sangrienta de un terrorista monstruoso", afirmó Sarkozy en un mitin en Rueil-Malmaison, a las afueras de París. El presidente saliente afirmó que "asume" la responsabilidad por toda la actuación de la policía, ante las críticas a los agentes de la brigada especial que acorralaron a Mohamed Merah, por no haber logrado arrestarle vivo, y a los servicios secretos galos, por no tenerle más controlado por haber estado en contacto con medios salafistas.

Sarkozy se presentó como el garante del honor "de esos hombres que cuidan de nuestra democracia, de nuestros derechos, de nuestra libertad". El candidato conservador rindió homenaje a la "eficacia y el coraje" de las fuerzas del orden francesas y consideró que la neutralización de Merah -quien asesinó a tres militares, tres niños judíos y un rabino- se produjo en un plazo relativamente breve. Reiteró sus proyectos de perseguir a quienes visiten de forma habitual páginas web que hagan apología del terrorismo y quienes sigan en el extranjero cursos de adoctrinamiento, como los que hizo Merah en Afganistán y Pakistán.

Las sombras que todavía permanecen en la investigación se suman a las críticas que han recibido los cuerpos implicados en el caso, en particular los agentes de elite del grupo RAID y los servicios de espionaje, algunas de ellas procedentes del campo del candidato socialista, Francois Hollande. A los primeros se les reprocha que tras más de 30 horas de asedio fueran incapaces de sacar con vida a Mohamed Merah de su domicilio. Los servicios de espionaje, que conocían las relaciones del joven con medios salafistas, son acusados de no haberle tenido suficientemente vigilado, lo que podría haber evitado las masacres.

Las críticas se producen en el contexto de la campaña electoral para las presidenciales de abril-mayo próximo, interrumpida parcialmente a principios de semana pero que ha recobrado toda su fuerza en los últimos días. Sarkozy se reunió este sábado en el palacio del Elíseo al primer ministro, Francois Fillon, y varios miembros del Gobierno tras la polémica provocada por la actuación policial. Al encuentro para tratar sobre la seguridad tras los atentados asistieron el ministro de Interior, Claude Guéant, y el de Justicia, Michel Mercier. Además acudieron a la cita el director de la Policía y los responsables del cuerpo de elite responsable de la operación contra Mohamed Merah así como el de los servicios secretos.

Mientras tanto, la policía francesa prosigue la investigación para determinar si Mohamed Merah se benefició de ayuda para cometer sus siete asesinatos. El hermano del asesino confeso y su novia, detenidos el pasado miércoles cuando comenzó la operación contra Merah, fueron este sábado trasladados a París para ser interrogados por la brigada antiterrorista, responsable de la investigación. Su madre, que también había sido arrestada, fue dejada en libertad anoche.

Abdelkader Merah, de 29 años, estaba presente cuando su hermano menor Mohamed, de 23, robó la moto con la que se trasladó para cometer sus tres masacres: el asesinato de un soldado el pasado día 11 en Toulouse, el de otros dos militares cuatro días más tarde en la vecina Montauban y el de tres niños y un profesor de una escuela judía de Toulouse el pasado lunes. También acompañó a su hermano menor al concesionario en el que trataron de desactivar el dispositivo de localización de la moto, un hecho que puso a los agentes tras la pista de Mohamed Merah. Además, en su coche se encontró material que puede servir para fabricar explosivos. Profundamente religioso, el hermano mayor había efectuado estancias coránicas en Oriente Medio y poseía un gran número de libros sobre el islám. Según la televisión BFM, impedía a su hermano fumar o beber alcohol y había obligado a su madre a llevar el velo islámico.

La investigación trata de determinar si Mohamed actuó solo o si contó con apoyo. El joven, en paro desde hacía cuatro años, se hizo con un arsenal de armas valorado en unos 20.000 euros, dinero que, según aseguró a los negociadores mientras estuvo atrincherado en su domicilio de Toulouse, obtuvo de robos y asaltos en la región. Con ese dinero también se pagó sus viajes a Afganistán y Pakistán, donde recibió entrenamiento de los talibanes.

Las masacres de Toulouse han beneficiado electoralmente a Sarkozy, que, según los sondeos, ha subido al menos dos puntos. El tema de la seguridad ha desplazado a la economía en los mítines del presidente-candidato, un aspecto en el que, según las encuestas, los franceses confían más en el conservador que en el socialista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios