La Policía cubana detiene a 50 Damas de Blanco a ocho días de la visita del Papa

  • La disidencia está intensificando sus protestas con motivo de la llegada de Benedicto XVI, que no tiene previsto reunirse con la oposición.

Comentarios 2

La policía de Cuba detuvo este domingo a medio centenar de activistas del grupo opositor Damas de Blanco, en dos operativos separados, a ocho días de la llegada del papa Benedicto XVI a la isla, mientras la disidencia está aumentando sus protestas.

Una veintena de Damas de Blanco fueron detenidas después del mediodía mientras marchaban tras asistir a misa en la parroquia de Santa Rica, horas después de que otras 33 activistas fueran arrestadas cuando iban a la misma iglesia, según informó una opositora. "Iban a salir de la sede (del grupo opositor) para participar en la misa que se realiza todos los domingos, pero cuando salieron fueron detenidas todas", dijo a la prensa Odalys Sanabria, miembro de las Damas de Blanco. Entre las arrestadas estaba Berta Soler, líder del grupo, dijo Sanabria.

Más tarde, el segundo grupo de activistas, encabezadas por Sanabria, llegó a la iglesia de Santa Rica, pero cuando realizaban después de la misa su caminata por la Quinta Avenida de Miramar fueron interceptadas por la policía y arrestadas. Frente al restaurante Kasalta, en el este de La Habana, el grupo fue rodeado por mujeres policías vestidas de civil, apoyadas por agentes varones, y luego montadas en un autobús en el cual llegaron más mujeres policías, todas de civil. Policías uniformados interrumpieron el tráfico durante este operativo que tuvo lugar después del mediodía, en el que también fueron detenidos tres hombres, entre ellos el ex preso político Ángel Moya, marido de Berta Soler.

El grupo Damas de Blanco, creado en 2003 por esposas y familiares de 75 opositores encarcelados ese año, estuvieron reunidas desde del jueves al sábado en su sede para conmemorar el noveno aniversario de esas detenciones, que denominan Primavera Negra. El sábado, Soler y una veintena de mujeres salieron a realizar una caminata, pero fueron interceptadas, detenidas y conducidas a una estación policial en el barrio del Cerro, donde permanecieron hasta casi la medianoche, cuando fueron liberadas. Mientras estaban detenidas, unas 30 activistas que quedaron en la sede del grupo fueron objeto de un "acto de repudio" durante cerca de tres horas por parte de un centenar de simpatizantes del gobierno comunista, básicamente universitarios que gritaron consignas y bailaron.

La disidencia está aumentando sus protestas ante la próxima visita del Papa -del 26 al 28 de marzo-, quien no tiene previsto reunirse con los opositores cubanos, considerados "mercenarios" de Estados Unidos por La Habana. El martes, grupos de opositores ocuparon pacíficamente iglesias en las ciudades de Holguín, Tunas (este) y La Habana, con el objetivo de llamar la atención y hacer valer demandas de apertura política. El grupo de la capital permaneció 48 horas en una iglesia.

Los ocupantes de los templos en Holguín y Tunas abandonaron los recintos el mismo día de forma voluntaria, según la Iglesia, pero los 13 que ingresaron en la basílica menor de la Caridad en La Habana, miembros de un desconocido grupo ilegal -el Partido Republicano de Cuba- se negaron a salir, hasta que fueron desalojados el jueves. A petición del cardenal Jaime Ortega, los 13 opositores fueron desalojados por la policía, tras agotarse toda posibilidad de diálogo, según el Arzobispado de La Habana. Los opositores dijeron que fueron conducidos a una estación policial donde fueron fichados y advertidos de desistir de sus actividades, antes de ponerlos en libertad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios