París y Londres sellan el nacimiento de una nueva 'entente' en Europa

  • Sarkozy y Brown aspiran a convertirse en el nuevo motor de la Unión Europea aunque el presidente francés reitera que no será en detrimento de Alemania · Todo apunta a un nuevo equilibrio de fuerzas

La "nueva entente francobritánica" por la que abogó el presidente francés, Nicolas Sarkozy, durante su visita al Reino Unido se perfila como un nuevo eje en Europa, aunque Francia insiste que no será en detrimento de la "amistad francoalemana".

Sin embargo, el acercamiento del mandatario francés al Reino Unido y a su primer ministro, Gordon Brown, marca una distancia con Alemania, con cuya dirigente, Angela Merkel, no se lleva bien, y apunta hacia un nuevo equilibrio de fuerzas en el Viejo Continente, sugieren algunos comentaristas.

"Por supuesto, para nosotros franceses, la amistad francoalemana es una de las piedras angulares de la reconciliación europea. Estoy convencido de que en la Europa de hoy el motor francoalemán es esencial", declaró Sarkozy ante las dos cámaras del Parlamento británico reunidas en el Palacio de Westminster.

Pero esa alianza "ya no es suficiente para permitir a Europa actuar con todo su peso", enfatizó el jefe de Estado francés

"Tenemos que arrastrar a los 27 (miembros de la Unión Europea). Necesitamos, primero y ante todo, una nueva entente francobritánica", propuso Sarkozy, evocando la Entente Cordial, el acuerdo sellado por los dos países en 1904 para poner fin a sus rivalidades coloniales.

La alianza entre Londres y París será una "entente amigable", afirmó Sarkozy, entre vibrantes elogios al Reino Unido y a los británicos, a quienes agradeció "eternamente" haber ayudado a liberar a Francia del nazismo.

El sobrio primer ministro británico fue incluso más lejos. "Será una entente formidable", exclamó Brown, ensalzando la nueva relación entre los dos países, que ha estado marcada por siglos de enfrentamientos y rivalidades, a las que no puso fin la Entente Cordial.

Sarkozy y Brown -que han visto desplomarse sus índices de aprobación en los últimos meses- se comprometieron a cooperar en una serie de campos, que van desde la energía nuclear y la defensa europea hasta el combate contra la inmigración ilegal en Europa y la protección del medio ambiente.

Los dos líderes lanzaron llamamientos para una mayor transparencia de los mercados y reclamaron la reforma de las organizaciones financieras multilaterales y de la Organización de Naciones Unidas. Se comprometieron además para concretar la nueva alianza celebrando cumbres ministeriales cada seis meses y al más alto nivel cada año.

Incluso sobre el tema más delicado y espinoso entre ambos países -la Política Agrícola Común (PAC) de la Unión Europea- Sarkozy se mostró flexible, indicando que Francia "está preparada" para negociar la reforma de ese sistema.

"Compartimos la misma visión sobre el futuro de Europa, que debe ser una Europa global, (...) abierta y reformada", destacó Brown, tras su cumbre bilateral con Sarkozy.

"Con el Reino Unido y Francia en el centro de Europa, podemos cambiar las cosas para el futuro", aseguró.

Sarkozy selló esta nueva amistad con el anuncio de más tropas francesas en Afganistán y la declaración de que Francia propondrá en la cumbre de la OTAN, que se celebra la semana próxima en Bucarest, fortalecer su presencia militar en la Alianza Atlántica.

Nicolas Sarkozy fue sin embargo muy cuidadoso, e intentó apaciguar cualquier eventual inquietud o resquemor de Alemania, sobre la nueva amistad francobritánica.

Ésta es "una alianza que no se ha construido contra nadie. (...) Todo presidente francés tiene la obligación de contribuir a la alianza francoalemana, pero necesitamos también a los británicos", explicó.

Ésa "es la Europa de hoy", declaró el presidente francés en una conferencia de prensa celebrada tras la cumbre bilateral en el Emirates Stadium, estadio del club de fútbol Arsenal, dirigido por un francés y donde hay varios jugadores franceses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios